martes, 26 de febrero de 2008

CATEDRAL METROPOLITANA ESPERA GRAN CONCENTRACIÓN DE FIELES PARA CONMEMORAR 25 ANIVERSARIO DE LA VISITA DEL PAPA JUAN PABLO II



El próximo lunes 3 de marzo se cumplen 25 años de que el Papa Juan Pablo II visitó nuestro país, esa fue la primera vez en nuestra historia que un Obispo de Roma tocaba suelo nacional.

Varios medios de comunicación informaron que realizarán homenajes fotográficos para recordar el paso del "Papa Viajero" por la Catedral Metropolitana, el Estadio Nacional, el Seminario Central y el Hospital Nacional de Niños, entre otros lugares.

La Iglesia también aprovechará ese contexto de celebración para realizar sus propios homenajes. Éstos se realizarán en la Catedral Metropolitana a partir de las 9:00am con una Misa Solemne a cargo del señor Arzobispo.

Posteriormente se dirigirán al monumento en honor al "Papa Polaco" en los jardines del templo.

El país está a la expectativa sobre la invitación que le cursaron los señores Obispos al Papa Benedicto XVI en la recién realizada Visita Ad Limina, Roma.

viernes, 22 de febrero de 2008


El Cardenal Franc Rodé, CM, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, del Vaticano, Presidirá la Ceremonia de Dedicación de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en São Paulo (Brasil).

El próximo domingo, día 24, de febrero, a las 9:30 hs (horario de Brasil), el Cardenal Franc Rodé, CM, Presidirá la Ceremonia de Dedicación de la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima del Tabor; la primera Iglesia que construuyen los Heraldos del Evangelio.

La ceremonia de inauguración de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima será transmitida en vivo y en directo por el Canal EWTN, también conocido como el canal de la Madre Angélica, para todo el mundo Inglés y Español, de los cinco continentes.

Para sintonizar el canal EWTN es necesario estar suscrito a un proveedor de TV por cable o satelital que incluya este canal entre su paquete de programación. Casi todos los proveedores de América Latina, EEUU y España ofrecen EWTN.

También es posible acceder por Internet, por medio del website: www.ewtn.com para ver la transmisión en directo.

La Transmisión en directo comenzará a las 14:00 hs (horario de España).

El Domingo, 24 de febrero, no se pierdan esta transmisión. Y si es de su agrado, como así lo esperamos, no dejen de agradecer al Canal EWTN por haberlo transmitido en directo.

martes, 19 de febrero de 2008

El Papa pide que Vida Consagrada se renueve "recomenzando desde Cristo"

.- Durante una audiencia concedida al Consejo para las Relaciones entre la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, y las Uniones Internacionales de Superiores y Superioras Generales llevada a cabo el lunes, el Papa Benedicto XVI hizo un llamado a renovar la Vida Consagrada en la Iglesia "recomenzando desde Cristo".

Según un comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede, antes de dirigirle unas palabras, el Pontífice sostuvo un intercambio coloquial con los superiores y superioras miembros de sendas uniones internacionales, en el que estuvieron presentes el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, y el Cardenal Franc Rodé, Prefecto del Dicasterio que se encarga de la Vida Consagrada.

En la conversación, según el comunicado "se puso a la luz los elementos positivos y las dificultades, las expectativas y los desafíos que las Familias religiosas encuentran en su testimonio evangélico. El "fraterno y amplio diálogo" ha resultado "fecundo", agrega el comunicado.

Concluido el intercambio, el Santo Padre agradeció la mañana de trabajo "en la que hemos podido analizar juntos las potencialidades y las expectativas, las esperanzas y dificultades que enfrentan hoy los Institutos de Vida Consagrada".

"Todos advertimos – prosiguió- cómo en la sociedad moderna globalizada resulta cada vez más difícil testimoniar el Evangelio. Si esto es verdad para todos los bautizados, con más razón aún es cierto para las personas a las que Jesús llama a seguirlos de manera más radical a través de la consagración religiosa".

"El proceso de secularización que avanza en la cultura contemporánea no se frena ni siquiera ante las comunidades religiosas", agregó.

El Papa advirtió contra la tentación de dejarse llevar por el desaliento, porque "el Espíritu Santo sopla poderosamente en todo lugar en la Iglesia suscitando un nuevo compromiso de fidelidad en los Institutos históricos y junto a nuevas formas de consagración religiosa en consonancia con las exigencias de los tiempos".

Benedicto XVI señaló que "lo que distingue a estas nuevas experiencias de Vida Consagrada es el deseo común, compartido con pronta adhesión, de pobreza evangélica practicada de modo radical, de amor fiel a la Iglesia, de generosa dedicación al prójimo necesitado, con especial atención por aquellas pobrezas espirituales que caracterizan de manera marcada la época contemporánea".

El Papa recordó luego la existencia "de una fuerte necesidad religiosa y espiritual" de los hombres de hoy; pero que "están dispuesto a escuchar y seguir sólo a quien testimonia con coherencia la adhesión personal a Cristo".

Al respecto, el Santo Padre notó que precisamente "son ricos de vocaciones aquellos institutos que han conservado o han elegido un modo de vida, frecuentemente muy austero, y por tanto fiel al Evangelio vivido 'sine glossa'"; y señaló como ejemplo "al trabajo misiones de muchos grupos y movimientos eclesiales de los que surgen no pocas vocaciones sacerdotales y religiosas".

"Pienso en las muchachas y los jóvenes que abandonan todo para ingresar en monasterios y conventos de clausura", acotó.

Refiriéndose luego a la órdenes y congregaciones de larga tradición en la Iglesia, el Santo Padre destacó que "como ustedes han subrayado, en los últimos decenios han atravesado casi todos una difícil crisis debido al envejecimiento de sus miembros, a una más o menos acentuada disminución de las vocaciones, y en ocasiones una cierta 'fatiga' espiritual y carismática. Esta crisis, en ciertos casos, se ha hecho preocupante".

El Papa destacó sin embargo que un tema recurrente en casi todos las capítulos generales de estas congregaciones "ha sido el de retornar a los orígenes", redescubriendo "el carisma fundacional para encarnarlo y actuarlo de manera renovada en el tiempo presente". Este proceso, señaló el Pontífice "ha ayudado a imprimir un prometedor nuevo impulso ascético, apostólico y misionero".

El Papa concluyó señalando que, ingresando en el tercer milenio, es necesario recordar las palabras del Papa Juan Pablo II que llama a "recomenzar desde Cristo". "¡Sí! También los Institutos de Vida Consagrada si quieren mantener o reencontrar su vitalidad y eficacia apostólica, deben continuamente 'recomenzar desde Cristo'", concluyó.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Espiritualidad de los Heraldos del Evangelio

Según el carisma de la Asociación, el Heraldo del Evangelio es estimulado a un verdadero ejercicio del "pulchrum", el cual es a la vez un apoyo para la formación de la voluntad y el dominio de las pasiones. Con el auxilio imprescindible de la gracia, habrán de operarse las transformaciones necesarias, de las que se derivará un reflejo casi instintivo para actuar siempre con perfección, y que deberá rendir sus frutos en la actividad evangelizadora. Para alcanzar tal fin, desde el periodo de "aspirantado", el Heraldo del Evangelio procura revestir de ceremonial todos sus actos cotidianos, interiores y exteriores.

En los primeros artículos de sus Estatutos se encuentra trazada la vocación de los Heraldos del Evangelio: "La Asociación ha nacido con el propósito de ser instrumento de santidad en la Iglesia, ayudando a sus miembros para que respondan generosamente al llamamiento a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, favoreciendo y alentando, con tal fin, la unidad más íntima entre la vida práctica y la fe de los mismos...

Además, la Asociación tiene como fin que sus miembros participen activa, consciente y responsablemente en la misión salvífica de la Iglesia mediante el apostolado, al que están destinados por el Señor en virtud del bautismo y de la confirmación; actuando en favor de la evangelización, de la santificación y de la animación cristiana de las realidades temporales."

Existen dos dimensiones en la vocación de los Heraldos del Evangelio: una vertical, respecto a las relaciones con Dios; otra horizontal, la del compromiso con los hermanos que se traduce en un empeño evangelizador. Ésta última es la consecuencia de una unión con Cristo, como bien nos recuerda el Santo Padre en su luminosa Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte: "Sin mí nada podéis hacer" (Jn. 15, 5).

La primera dimensión está expresada en el emblema de la Asociación: la Eucaristía, María y la Cátedra de Pedro. Son éstos los tres pilares de la espiritualidad del Heraldo del Evangelio.

lunes, 11 de febrero de 2008

FIELES ABARROTARON LA PARROQUIA DE LOURDES PARA GANAR INDULGENCIA


Decenas de fieles de todas partes del país arribaron esta mañana en peregrinación a la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, en Montes Oca, para festejar esa advocación mariana y ganar la indulgencia decretada por el Papa Benedicto XVI.

Hoy se cumplen 150 años de que Santa Bernardita observara la “dama de blanco” en una gruta en Francia.

La mayoría de peregrinos llegaron con la intención de recibir la curación a alguna de sus enfermedades y clamaron a Nuestra Señora de Lourdes que elevara sus súplicas a Dios.

Muchos llegaron con tanques de oxígenos, en sillas de ruedas o guiados por familiares ya que perdieron la vista o sufren de algún grado de senilidad.

El párroco de esa comunidad, Pbro. Carlos Arias, recordó que hoy habían muchos motivos para unirse al jubileo decretado por el Santo Padre. “Vengan al encuentro de Cristo… no en busca de un milagro, sino a aceptar con alegría la voluntad de Dios, sea la que sea”.

“Yo sé que muchos están enfermos y algunos les cuesta caminar… pero hagan el esfuerzo de caminar aunque sea pasito a pasito por este pasillo, porque vienen al encuentro de Cristo vivo; y regresen con esa ilusión de que nada ni nadie se los podrá quitar”, agregó el párroco.

La Santa Eucaristía la siguieron miles de personas a través de las ondas de Radio Fides.

domingo, 10 de febrero de 2008

El Papa concede indulgencia plenaria en el 150 aniversario de Lourdes




Con ocasión del 150° aniversario de la manifestación de la santísima Virgen María en la gruta de Massabielle, cerca de Lourdes, se concede cada día la indulgencia plenaria a los fieles que, desde el día 8 de diciembre de 2007 hasta el día 8 de diciembre de 2008, devotamente y según las condiciones acostumbradas, visiten la gruta de Massabielle, y, del 2 al 11 de febrero de 2008, visiten, en cualquier templo, oratorio, gruta o lugar decoroso, la imagen bendita de la santísima Virgen María de Lourdes solemnemente expuesta a la veneración pública.

La historia de la Iglesia y testimonios memorables del culto mariano manifiestan frecuentemente con gran evidencia y recomiendan a los fieles ese modo de actuar de la divina Providencia, para acrecentar su devoción.

Ahora bien, la próxima celebración del 150° aniversario del día en que María santísima, revelando a la niña Bernardita Soubirous que ella era la Inmaculada Concepción, quiso que se le erigiera y fuera venerado en el lugar llamado "Massabielle", de la ciudad de Lourdes, un santuario, tesoro de gracia, evoca los innumerables prodigios mediante los cuales la vida sobrenatural de las almas, e incluso la salud de los cuerpos, obtuvieron grandes beneficios de la omnipotente bondad de Dios; en esta disposición de la divina Providencia, por intercesión de la santísima Virgen María, se muestra con claridad que el fin integral del hombre es el bien de toda la persona, aquí en la tierra y sobre todo en la eternidad de la salvación.

Los fieles, desde el inicio del santuario de Lourdes, comprendieron que la santísima Virgen María quiere procurar amorosamente allí esa salvación integral de los hombres, mediante el ministerio de la Iglesia católica.

En efecto, venerando a la santísima Virgen María en el lugar "que tocaron sus pies", los fieles se alimentan con los santos sacramentos, hacen firmes propósitos de llevar en el futuro una vida cristiana cada vez más fiel, perciben vivamente el sentido de la Iglesia y de todas estas cosas experimentan validísimos argumentos. Por lo demás, la misma conexión de acontecimientos maravillosos que se suceden en el decurso de los tiempos permite vislumbrar la acción conjunta de la santísima Virgen María y de la Iglesia. De hecho, en el año 1854 fue definido el dogma de la Inmaculada Concepción de María Virgen y, en el año 1858, María santísima se manifestó con inefable dulzura materna a la piadosa Bernardita Soubirous utilizando las palabras de la definición dogmática: "Yo soy la Inmaculada Concepción".

Para que este piadoso recuerdo produzca frutos cada vez mayores de renovada santidad, el Sumo Pontífice Benedicto XVI ha establecido que se conceda en abundancia el don de la indulgencia plenaria, como se explica a continuación:

Todos y cada uno de los fieles, realmente arrepentidos, debidamente purificados mediante el sacramento de la Confesión, alimentados con la sagrada Comunión y, por último, elevando oraciones con devoción por las intenciones del Sumo Pontífice, podrán lucrar cada día la indulgencia plenaria, aplicable también, a modo de sufragio, a las almas de los fieles que están en el Purgatorio:

A. si desde el 8 de diciembre de 2007 hasta todo el día 8 del mismo mes del año 2008 visitan devotamente, siguiendo preferentemente el orden propuesto: 1. el baptisterio parroquial utilizado para el bautizo de Bernardita; 2. la casa denominada "cachot" de la familia Soubirous; 3. la gruta de Massabielle; 4. la capilla del hospicio donde Bernardita recibió la primera Comunión; y, en cada uno de estos cuatro lugares jubilares, dedican un tiempo conveniente a la meditación piadosa, concluyendo con el rezo del Padrenuestro, la Profesión de fe con cualquier fórmula legítima, y la oración jubilar u otra invocación mariana.

B. si, desde el 2 de febrero de 2008, fiesta de la Presentación del Señor, hasta todo el día 11 de febrero de ese mismo año, memoria litúrgica de la santísima Virgen María de Lourdes y 150° aniversario de la aparición, visitan devotamente, en cualquier templo, oratorio, gruta o lugar decoroso, la imagen bendita de la santísima Virgen María de Lourdes solemnemente expuesta a la veneración pública, y ante esa misma imagen participan en un acto piadoso de devoción mariana, o al menos dedican un tiempo conveniente a hacer meditación piadosa, concluyendo con el rezo del Padrenuestro, la Profesión de fe con cualquier fórmula legítima y la invocación de la santísima Virgen María.

C. Los ancianos, los enfermos y todos los que, por causa legítima, no pueden salir de casa, podrán conseguir igualmente, en su propia casa o donde se encuentren a causa de sus impedimentos, la indulgencia plenaria si, rechazando todo pecado y con el propósito de cumplir cuanto antes les sea posible las tres condiciones acostumbradas, en los días 2-11 de febrero de 2008, realizan, con el deseo del corazón, espiritualmente, una visita (a los lugares antes indicados), rezan las oraciones que se han mencionado antes, y ofrecen con confianza a Dios, por medio de María, las enfermedades y molestias de su vida.

Con el fin de que los fieles puedan participar más fácilmente de estos beneficios celestiales, los sacerdotes aprobados por la autoridad eclesiástica competente para escuchar confesiones muéstrense dispuestos con generosidad para acogerlas y dirijan solemnemente el rezo de las oraciones públicas a la Inmaculada Virgen Madre de Dios.

No obstante cualquier disposición contraria.

Dado en Roma, en la sede de la Penitenciaría apostólica, el 21 de noviembre de 2007, fiesta de la Presentación de la santísima Virgen María.

Cardenal James Francis STAFFORD

Penitenciario mayor

sábado, 9 de febrero de 2008

El Papa a obispos de Costa Rica: «Buscar nuevas maneras de anunciar a Cristo»





Ante el avance del materialismo y las sectas


CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 8 febrero 2008 (ZENIT.org).- Ante los grandes cambios que vive Costa Rica, con los que avanzan el materialismo y las sectas, Benedicto XVI alentó este viernes a sus obispos a buscar nuevas maneras de anunciar a Cristo.

Fue una de las consignas centrales que dejó a los prelados de esa Conferencia Episcopal que cumplían con su visita «ad limina apostolorum», en el discurso que dirigió en respuesta a las palabras de saludo del presidente de esa Conferencia Episcopal, el arzobispo José Francisco Ulloa Rojas.

Antes de la visita, el prelado había revelado cómo la secularización y el materialismo «están minando silenciosamente los principios cristianos y los valores morales», que han caracterizado a este país (Cf. Zenit, 6 de febrero de 2008).

En sus palabras en español, el obispo de Roma explicó a los pastores costarricenses que «tenéis ante vosotros la tarea de buscar nuevas maneras de anunciar a Cristo en medio de una situación de rápidas y a menudo profundas transformaciones, acentuando el carácter misionero de toda actividad pastoral».

En este sentido, recordó que la reciente Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, celebrada el mes de mayo pasado en Aparecida, «ha puesto de relieve cómo el acoger y hacer propio el mensaje del Evangelio es algo que corresponde a cada persona y cada generación, en las diversas circunstancias y etapas de su vida» .

«El pueblo costarricense necesita revitalizar constantemente sus antiguas y profundas raíces cristianas, su vigorosa religiosidad popular o su entrañable piedad mariana, para que den frutos de una vida digna de los discípulos de Jesús», afirmó el Papa después de haber recibido personalmente a los obispos y de haber leído sus informes sobre la situación de las diócesis.

Esta vida, aclaró, es «alimentada por la oración y los sacramentos», y se manifiesta en «una coherencia de la existencia cotidiana con la fe profesada» y en «un compromiso de participar activamente en la misión de abrir el mundo para que entre Dios y, de este modo, la verdad, el amor y el bien».

El Papa constató «los riesgos de una vida de fe lánguida y superficial cuando se enfrenta a señuelos como el proselitismo de las sectas y gru pos pseudorreligiosos, la multitud de promesas de un bienestar fácil e inmediato, pero que terminan en el desengaño y la desilusión, o la difusión de ideologías que, proclamando ensalzar al ser humano, en realidad lo banalizan».

En una situación como ésta, explicó, «cobra un inestimable valor el anuncio de la gran esperanza del hombre que resiste a pesar de todas las desilusiones y que es Dios, el Dios que nos ha amado y nos sigue amando».

Se trata, dijo, no sólo de una misión de los religiosos, sino también de los laicos.

«Es hermoso comprobar su colaboración eficaz para mantener y difundir la llama de la fe mediante la catequesis y la cooperación con las parroquias y las diversas organizaciones pastorales de las diócesis», reconoció.

«Son ellos los llamados a llevar los valores cristianos a los divers os sectores de la sociedad, al mundo del trabajo, de la convivencia civil o de la política», recordó.

De los más de cuatro millones de habitantes de Costa Rica, según algunas fuentes, el 76.3% de la población es católica. El 13.7% pertenece a demoniaciones evangélicas, mientras que comienzan a ser estadísticamente importante grupos como los Testigos de Jehová, que constituirían el 1.3%.


Costa Rica: consagração a Jesus Cristo pelas mãos de Maria


Oito jovens fizeram a Consagração a Jesus Cristo pelas mãos de Maria, piedosa prática devocional preconizada por São Luiz Maria Grignion de Montfort.

A consagração foi feita perante o Pe. Rafael Ibarguren EP, sendo presenciada pelos familiares dos jovens. O ato deu-se por ocasião da Santa Missa.

Evangelización de la juventud

Evangelización de la juventud
Los jóvenes "deben convertirse en los primeros e inmediatos apóstoles de los jóvenes, ejerciendo el apostolado entre sí, teniendo en consideración el medio social en que viven" (Apostolicam actuositatem, 12). En la foto, apostolado con las Custodias de María, en Guatemala.


Atraer a la juventud hacia Cristo es uno de los grandes desafíos de la Iglesia en el comienzo del tercer milenio.

Pero si los jóvenes se lanzan a la búsqueda de la felicidad ilusoria que la sociedad moderna les ofrece con tanta facilidad, ¿cómo hacer para que adhieran a un cristianismo con las exigencias y sacrificios que le son inherentes?

Intentar esconder el rostro sufridor de Cristo, juzgando de esta manera que se puede ganar la simpatía del hombre contemporáneo, es una ilusión que sólo producirá esterilidad en el campo del apostolado.

La respuesta a este problema crucial para quien se dedica a la evangelización, en nuestros días, la encontramos en la enseñanza del Sucesor de Pedro: "Si a los jóvenes se les presenta a Cristo con su verdadero rostro, ellos lo experimentan como una respuesta convincente y son capaces de acoger el mensaje, incluso si es exigente y marcado por la Cruz" (Novo Millennio Ineunte, 9).

Desvelar la verdad con toda su deslumbrante integridad es el secreto de una auténtica evangelización, método que los Heraldos del Evangelio siguen en cualquiera que sea su campo de apostolado y sobre todo con los jóvenes, en las Casas de Convivencia y Formación.

Allí, los jóvenes tienen la vivencia de que la verdadera alegría sólo viene proporcionada por una vida auténticamente cristiana. Allí aprenden a resistir a los males del mundo, que los cerca e intenta continuamente esclavizarlos.

Allí pueden oir con todo su vigor el apelo del Santo Padre: "A vosotros, jóvenes, os pido: ¡defended vuestra libertad interior! ¡Que una falsa vergüenza no os impida cultivar la castidad!" (Homilía en la canonización de Santa Kinga, 16/6/1999).

Allí pueden comprobar toda la verdad contenida en la famosa sentencia de Paul Claudel: "La juventud no fue hecha para el placer, sino para el heroísmo".

Un trazo común sobresale en los diversos grupos de aspirantes de los Heraldos del Evangelio, sea cual fuere su país de origen, raza o condición social: la alegría de seguir a Jesucristo y dedicar al servicio de la Iglesia todas las energías de la juventud. En la foto, una excursión en España.

Oración a Nuestra Señora de Lourdes


Oh María, que te apareciste a Bernardita
en la cavidad de la roca;
al frío y a las sombras del invierno
tú les trajiste el calor de tu presencia
y el resplandor de tu belleza.

Infunde la esperanza, renueva la confianza
en el vacío de nuestras vidas,
tantas veces sumidas en la sombra,
y en el vacío de nuestro mundo,
en el que el Mal hace valer su fuerza.

Tú, que eres la Inmaculada Concepción,
socórrenos, pues somos pecadores.
Danos humildad para la conversión
y valor para la penitencia.
Enséñanos a rezar por todos los hombres.

Guíanos a la fuente de la verdadera vida.
Ayúdanos a caminar como peregrinos
en el seno de la Iglesia.
Estimula en nosotros el hambre de la Eucaristía,
pan del caminante, el Pan de Vida.

Oh María, el Espíritu Santo hizo en ti maravillas:
Él, con su poder, te ha colocado junto al Padre,
en la gloria de tu Hijo, el Viviente.
Vuelve tu maternal mirada
a nuestras miserias del cuerpo y del espíritu.
Que tu presencia, como luz reconfortante,
brille a nuestro lado en el trance de la muerte.

Queremos rezarte, oh María,
con sencillez de niños, como Bernardita.
Que entremos, como ella, en el espíritu
de las Bienaventuranzas;
así podremos, ya aquí abajo,
empezar a conocer las alegrías del Reino
y cantar contigo tu Magníficat.

¡Gloria a Ti, Virgen María,
dichosa servidora del Señor,
Madre de Dios,
morada del Espíritu Santo!

¡Amén!

viernes, 8 de febrero de 2008

Evangelización

Los caminos del Evangelio, en este último decenio del siglo XX que desemboca en el tercer milenio del cristianismo, pasan por el año 1992, ya tan cercano, fecha en que se cumplirán cinco siglos del comienzo de la Evangelización del Nuevo Mundo.

La Iglesia que está en América Latina se viene preparando para la celebración de este acontecimiento con una novena de años de oración, reflexión e iniciativas apostólicas y culturales. Esta novena fue inaugurada por mí en la ciudad de Santo Domingo el día 12 de octubre de 1984, donde, como Obispo de Roma, entregué a los representantes de los Episcopados y del Pueblo de Dios de cada país latinoamericano la Cruz del V Centenario.

La Cruz, signo de nuestra redención, quiere recordar el inicio de la Evangelización y del Bautismo de vuestros pueblos. Es la Cruz que fue plantada en vuestras tierras y que ahora os invita a realizar esa renovación total en Cristo, hacia la cual debe caminar el Continente latinoamericano junto con toda la Iglesia y la familia humana.

Sólo desde el Evangelio de Cristo, crucificado y resucitado, se podrá alcanzar la ansiada renovación de los corazones y de las estructuras sociales. Por eso América Latina, como los demás continentes, necesita una nueva evangelización que se proyecte sobre sus pueblos y culturas; una evangelización «nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión»

Esta obra de evangelización ha sido en gran parte fruto de nuestro servicio misionero. A medida que se iba realizando el encuentro con las gentes que habitaban las nuevas tierras, se fue corroborando en el corazón de los religiosos de Europa la urgencia de poner en práctica las palabras del Maestro: «Id y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado» (Mt 28, 19-20).

Este fue, en verdad, el imperativo que indujo a muchos hijos e hijas de la Iglesia a emprender el viaje hacia las tierras del nuevo mundo, saliendo al encuentro de pueblos y gentes hasta ese momento desconocidos.

La vida de las personas consagradas, hombres y mujeres, ha sido siempre terreno fecundo en el que brota la vocación misionera. El amor de Cristo les apremia (cf. 2 Cor 5, 14). Sienten el mismo ardor apostólico de Pablo: «¡Ay de mí si no predicase el Evangelio!» (1 Cor 9, 16). Por eso, al abrirse nuevas perspectivas de evangelización, surgen constantemente en la Iglesia, por impulso del Espíritu, las vocaciones misioneras.

También en nuestros días los religiosos y las religiosas representan una fuerza evangelizadora y apostólica primordial en el continente latinoamericano. La presencia de la vida consagrada es un enorme potencial de personas y comunidades, de carismas e instituciones sin el cual no se puede comprender la acción capilar de la Iglesia en todas las latitudes, la inserción del Evangelio en todas las situaciones humanas, el auge de las obras de misericordia, el esfuerzo por impregnar las culturas, la defensa de los derechos humanos y la promoción integral de las personas, así como la animación y guía de las comunidades cristianas, incluso en los lugares más remotos.

Quiero ahora reflexionar con todos vosotros sobre el pasado, sobre los objetivos del presente y los desafíos del futuro, con la certeza de que vuestra comunión con el Sucesor de Pedro favorecerá la acogida y la puesta en práctica de estas orientaciones, para una renovación de vuestra vida consagrada y para una decidida entrega a la tarea evangelizadora.

Es así como —estrechamente unidos a vuestros pastores— seréis abnegados servidores del Evangelio de Cristo y de vuestros hermanos, especialmente los jóvenes y los pobres de América Latina, que esperan de vosotros un luminoso testimonio de vida evangélica, que es el primer y fundamental apostolado de los religiosos en la Iglesia.

Tomado del sitio del Vaticano: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/apost_letters/documents/hf_jp-ii_apl_29061990_v-centenary-evang-new-world_sp.html