viernes, 24 de julio de 2015

Celebran a la Patrona de Costa Rica bajo el lema "María Madre de la Misericordia"

Cartago (Viernes, 24-07-2015, Gaudium Press) En unión con el próximo Jubileo de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco, comenzaron en Cartago, Costa Rica, los homenajes a Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona del país centroamericano, cuya solemnidad será el próximo 2 de agosto. "María Madre de la Misericordia" es el lema para la conmemoración de este 2015.
Nuestra Senora de los Angeles-Patrona de Costar Rica.jpg
Nuestra Señora de los Ángeles.
"En el contexto del Año de la Vida Consagrada que venimos celebrando y donde nos unimos con los hermanos que de forma particular consagran su vida al Señor y a la Iglesia, así el Papa Francisco también nos ha anunciado que viviremos próximamente el año santo extraordinario para vivir así el Jubileo de la Misericordia; desde lo cual hemos de tener conciencia que desde los distintos tipos de consagración de nuestras vidas, estamos llamados a ser misericordiosos como el Señor lo es con cada uno de nosotros. Y es desde esa óptica de amplia consagración al Señor, que debemos aprender de María como Madre de misericordia, y darle este título es celebrar la bondad de María, la cual ruega incesantemente a su Hijo por la salvación del pueblo que acude a ella confiadamente en sus tribulaciones y peligros. Por tanto, la Santísima Virgen, habiendo experimentado la misericordia de Dios de un modo único y privilegiado, acoge a todos los que en ella se refugian", dicen desde la Diócesis de Cartago y del Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles.
En preparación a la festividad del 2 de agosto, desde el pasado 23 de julio se viene reflexionando estos días en torno a un tema relacionado con el lema de la solemnidad e iniciando con el Rosario de Aurora y una serie de celebraciones Eucarísticas.
"Santa María, Madre del Señor: los privilegios que concurren en María proceden de ser Madre de Cristo, hacia el que nos conduce como único camino, verdad y vida"; "Santa María, la nueva mujer: María puede ser aceptada como modelo y punto de referencia por la mujer cristiana de hoy que se integra en los valores de la modernidad"; "Santa María, esclava del Señor: en María aprendemos a poner las propias cualidades al servicio de Dios y del bien Común"; "La Virgen María, Templo del Señor: desde la contemplación de María como morada de Dios, cobramos conciencia de la dignidad de la persona en cuanto que es albergue del espíritu"; "La Virgen María, Imagen y Madre de la Iglesia: llamar a María Madre de la Iglesia es algo que educa en la fraternidad cristiana y en las experiencias de vida de fe"; "La Virgen María, Reina del Universo: en María glorificada vemos coronarse la esperanza de los que, como ella, se han entregado al servicio de Dios y del prójimo"; "La Virgen María, fuente de salvación: Jesús es el único salvador de nuestras más íntimas aspiraciones y María está asociada a Él como fuente de misericordia que conforta y alienta"; "María, Madre del buen consejo: María nos enseña a hallar, en beneficio del prójimo, la palabra adecuada, la orientación oportuna o el silencio respetuoso para cada circunstancia"; y "La Virgen María, amparo de la fe: María consolida en nosotros esa virtud de la fortaleza en la fe que permite afrontar los peligros y soportar las adversidades", serán los temas de reflexión en preparación a la festividad mariana.
replica en el vaticano.JPG
Réplica de la Patrona de Costa Rica situada en la Capilla de Santa Ana en el Vaticano / Foto: Sonia Trujillo - Gaudium Press.
Mientras tanto, el 1º de agosto, víspera de la solemnidad, se celebrará el día del peregrino, meditando en torno a María como la Madre de la santa esperanza. La jornada comenzará con el Rosario de Aurora a las 5:30 a.m., seguirá con sucesivas misas a las 6:00, 8:00 y 10:00 de la mañana, en ésta última tendrá lugar la conmemoración de la vestición de la sagrada imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, y continuará con varios actos culturales y otras celebraciones Eucarísticas.
El 2 de agosto, que es solemnidad nacional, la Basílica de la patrona de Costa Rica acogerá una Santa Misa concelebrada por los obispos del país, que contará con la presencia de las autoridades nacionales. Este mismo día, a las 6:00 de la tarde tendrá lugar el Rosario de la Luz. Los homenajes continuarán el 3 de agosto con la tradicional pasada con procesión hacia la Catedral de Cartago.
La imagen venerada de Nuestra Señora de los Ángeles es una efigie que se le reveló en una pequeña piedra a la mestiza Juana Pereira hacia el año 1635. En ella se ve a la Madre de Dios sosteniendo en sus brazos al Niño Jesús. Una réplica de esta imagen puede ser hoy venerada en la Iglesia Parroquial de Santa Ana, en el Vaticano. La estatuilla fue entregada a la capilla en acción de gracias por el milagro de la curación de la costarricense Floribeth Mora Díaz que llevó a la canonización del Papa Juan Pablo II (Ver noticia anterior).
Con información de la Diócesis de Cartago y Nuestra Seora de los Ángeles.


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/71774#ixzz3grUVIzNW
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

jueves, 9 de julio de 2015

Escribir a mano: ¿un “arte” en extinción?

El conocido escritor Umberto Eco afirmaba en un singular artículo en el diario La Repubblica, el 7 de agosto de 2009: “Lo malo es que la tragedia empezó mucho antes de que aparecieran la computadora y el celular”; destacando también: “El arte de la caligrafía educa al control de la mano y a la coordinación entre la muñeca y el cerebro”.

 Por el Pe. Fernando Gioia EP
Entrando en la Basílica Nuestra Señora del Rosario de los Heraldos del Evangelio, en mi último viaje a la ciudad de San Pablo (Brasil), me detuve en un pequeño local de venta de libros y variados artículos religiosos.

Mirando y mirando –poco compré– encontré unos lindos cartones postales con fotos que mostraban la belleza del interior de la misma. Los tomé en mis manos pero, al mirar su reverso, me fijé que... ¡eran para escribir a mano!

De inmediato me vino a la memoria, que hacía mucho, pero mucho que no escribía, que no enviaba una postal, y más aún, ¡que hacía años que no mandaba una carta manuscrita! Había dejado de escribir a mano, había abandonado el encanto de hacer una carta escrita. La computadora estaba siendo un complemento de mi accionar diario.

Quedó rondando en mi pensamiento este tema. Me venían a la memoria mis tiempos de niño, en que escribíamos en la escuela con pluma y tinta, claro, manchando mucho nuestros guardapolvos, y ni que hablar de los cuadernos. En aquellos tiempos llegamos a ser encargados de guardar los tinteros, vasitos de porcelana que entraban por razones obvias en un agujero del pupitre de cada uno, en un lugar seguro hasta el día siguiente. El tiempo pasó. Pero, ¿qué pasó en ese tiempo?

Me interesé en profundizar, pues me parecía de suma importancia que en los días de hoy no solo para educadores sino principalmente para los jóvenes y niños, fui encontrando afirmaciones que me dejaban aún más pensativo: “La escritura a mano nos diferencia a unos de los otros”, “la pluma y el papel impone una actitud reflexiva”, “es un lenguaje del alma que hace únicas a las personas”, “el ocaso de la escritura cursiva responde a la nostalgia (como en cierta forma es lo que sentí) o constituye una emergencia cultural”.

En mi afán de investigar el tema encontré un “grito” de alerta publicado en el conocido diario alemán Bild. En letras, garabateadas a mano, en rojo y negro, en la primera página decía: “¡Alarma! La escritura manual se extingue”. Era miércoles 27 de junio de 2012. Buen susto me llevé cuando me descubrí a mí mismo al leer: “Uno de cada tres adultos no ha escrito nada a mano en los últimos seis meses”.

Encontré que, años antes, en la revista Time (3/8/2009), la escritora Claire Suddath aparecía en escena con un esclarecedor artículo intitulado: “Mourning the Death of Handwriting”, “Duelo por la muerte de la escritura a mano”.

“Estamos cambiando de manera importante la forma en la que trabajan nuestras mentes –explica la autora–, cuando escribimos en letra cursiva (ligada y ligera) estamos dibujando mentalmente la palabra e incluso la frase entera, los pensamientos fluyen, mientras que con la escritura de imprenta los caracteres están ‘desligados’ y la mente trabaja de una forma similar al lenguaje ‘binario’ de la informática, escindimos la palabra en letras sueltas interrumpiendo el ritmo de la palabra, de la frase, del pensamiento”, destacando también cómo la letra escrita a mano es tan personal y única como cada uno de nosotros, transmite parte de nuestra esencia, estado anímico y preferencias. Más grave aún, alertaba que el “dejar de escribir a mano es una forma más de homogeneizarnos, de aceptar calladamente la uniformidad”.

Otros autores han considerado la letra escrita como una pieza “clave para el aprendizaje”, según afirmaba, en el artículo “The Writing On The Wall” de Raina Kelley, publicado inicialmente en la revista Newsweek el 12 de noviembre de 2007. Comenta en su artículo: “Un nuevo estudio del profesor Steve Graham, Universidad de Vanderbilt, indica que la mayoría de los maestros de escuela primaria creen que los estudiantes con letra manuscrita fluida produjeron trabajos escritos que fueron superiores en cantidad y calidad, con calificaciones más altas, además de ser más fáciles de leer”.

La preocupación, principalmente de los educadores pero también de escritores, ensayistas, literatos, ante el desaparecimiento de la caligrafía, escritura, letra de mano, manuscrita o cursiva; viene de lejos.

El conocido escritor Umberto Eco afirmaba en un singular artículo en el diario La Repubblica, el 7 de agosto de 2009: “Lo malo es que la tragedia empezó mucho antes de que aparecieran la computadora y el celular”; destacando también: “El arte de la caligrafía educa al control de la mano y a la coordinación entre la muñeca y el cerebro”.

Es lo que también recordaba el periodista italiano Stefano Bartezzaghi en artículo en La Repubblica, que “la escritura a mano requiere que se componga mentalmente la frase antes de escribirla, pero, en cualquier caso, la escritura a mano, con la resistencia de la pluma y del papel, impone una demora reflexiva”.

Para terminar comento el hecho singular de que muchos escritores, aunque estén acostumbrados a escribir en la computadora, saben que a veces les gustaría poder grabar una tablilla de arcilla como los sumerios, para poder pensar con calma.

Investigando más sobre el tema encontramos un autor que compendia claramente este fenómeno. Fue solo leer su afirmación de que hay que educar a los niños para que “comprendan que la escritura responde a su voz interior y representa un ejercicio irrenunciable”, pues “es un lenguaje de alma que hace únicas a las personas”, que me sorprendí. Percibí la profundidad con que aborda este tema. Se trata del Dr. Guillermo Jaim Etcheverry, médico argentino, miembro de la Academia Nacional de Educación de su país.

“Las computadoras –afirma– son un apéndice de nuestro ser, hay que advertir que favorecen un pensamiento binario, mientras que la escritura a mano es rica, diversa, individual, y nos diferencia a unos de otros”.

Al respecto de cómo se vinculan entre sí los pensamientos, comenta que “en la escritura cursiva, el hecho de que las letras estén unidas una a la otra por trazos permite que el pensamiento fluya con armonía de la mente a la hoja de papel”, “hay que componer las frases antes de escribirlas”, lo que la computadora no sugiere.

Esto lo confirmamos con la explicación del neurólogo infantil argentino León Benasayag, que nos dice: “Si cada vez se usa menos la escritura manual, hay riesgo de que el cerebro funcione distinto. La escritura permite la organización de estructuras a nivel cerebral que hacen memorizar las palabras, la sintaxis; una cantidad de datos que luego van a ser elaborados para estructurar el pensamiento”. Vemos en este comentario otro aspecto de los efectos desfavorables de la pérdida de la escritura a mano.

¿Será que una carta manuscrita, con el pasar del tiempo, podría llegar a ser considerada una “obra de arte” en extinción? No lo sabemos. Pero sí podemos afirmar que, por los ritmos modernos, “hemos abandonado la belleza por la velocidad, la artesanía por la eficiencia”.

martes, 16 de junio de 2015

Primer estado libre de abortos es EEUU, Misisipi!

Cierra la última clínica abortista de Misisipi (2013). ©Rogelio V. Solis / AP
Cuando se quiere se hace. Sin medias tintas, aunque el proceso legislativo sea largo.
Phil Bryant, gobernador provida, republicano, se propuso limpiar su estado de establecimientos de la muerte. Haría lo que estuviese en su mano. Son años de batallas jurídicas.
La última clínica abortista del estadoJackson Women’s Health Organization, ha recibido la notificación de que se le revoca la licencia –como a 007, licencia para matar–. No cumple con los requisitos sanitarios mínimos exigidos por la ley. Lógicamente han recurrido y podrán dedicarse a su macabro oficio durante un mes más. Pero podemos alegrarnos que Misisipi se convierte en el primer estado libre de aborto y se ha ganado una importante batalla por la abolición del aborto.
Hay en marcha una campaña para declarar inconstitucional la ley, que de hecho y a pesar de la sentencia Roe vs. Wade consigue por la vía administrativa evitar que se practiquen abortos. Para practicar abortos debes ser obstetra-ginecólogo habilitado por un hospital de Misisipi, con esta medida se asegura que la cualificación es médicamente adecuada en caso de dificultades y no aparece un Morín de la vida.
Pero resulta que en el estado no hay médicos abortistas disponibles, ni hospitales que acrediten a foráneos. Ergo, la clínica no puede tener a nadie y ha de cerrar.
Yo desconocía que Dakota del Sur, Dakota del Norte y Arkansas estaban en la misma situación que Misisipi, sólo había una clínica abortista. Habrán tomado nota.
¡Viva Misisipi, viva su gobernador, vivan sus votantes! A los 40 años de la trascendental sentencia que abría el aborto en USA, como dije, la batalla se empieza a ganar.
¿Quiere decir esto que ya no hay aborto en Misisipi?, pues no, todavía es legal abortar en Misisipi, la sentencia de Roe impide que los ciudadanos del estado puedan otorgarse una leyes que protejan absolutamente la vida. Pero se ha llegado prácticamente hasta el límite legal, por la vía de los hechos Misisipi es un estado libre de abortorios, un estado en el que «no hay lugar para matar», el primer estado libre de abortos «con la garantía del estado».

jueves, 4 de junio de 2015

El milagro eucarístico de Alboraya (Valencia, España)

FIESTA DEL CORPUS CHRISTI: Una pequeña historia real para aumentar nuestra Fe: el milagro de los pececitos.


Era una noche de julio de 1348. La atmósfera, calurosa y cargada de humedad, presagiaba una tormenta. Con todo, el párroco de Alboraya (Valencia – España), celoso de su ministerio sacerdotal, salió con el Viático camino de una lejana alquería, donde le reclamaba un moribundo.

La tormenta estalló en el preciso momento en que, terminada su misión, se disponía a regresar. Los vecinos le aconsejaron esperase, pero no podía quedarse allí toda la noche y, aprovechando un momento de calma en el temporal, apretando contra su pecho el copón, caminó entre lodazales y en la oscuridad, amortiguada por el débil resplandor del farol que llevaba su acompañante.

Todo fue bien hasta llegar al barranco de Carraixet. Era el paso más difícil del camino. Con la reciente tormenta, el torrente había centuplicado su caudal y una simple tabla servía de puente para salvarlo.

El párroco, animoso, se arriesgó, pero, cuando estaba a mitad del estrecho puente, resbaló y, en el brusco movimiento para guardar el equilibrio, el copón salió despedido para hundirse en las tumultuosas aguas del torrente.

El Párroco, valiente y temerariamente, se arrojó a. las aguas para rescatar el precioso tesoro. Luchó denodadamente contra la corriente, Pero sus esfuerzos fueron en vano: el copón quedó sepultado y en el había tres Formas.

La noticia corrió velozmente por el contorno y fueron muchos los hombres que se prestaron voluntarios para rescatar de las aguas el Sagrado Tesoro. En ello trabajaron toda la noche y, por fin, con las primeras luces del día, apareció el copón. Pero... ¡estaba vacío! Con el golpe de la caída se había entreabierto y las tres Formas que contenía, arrastradas por la violencia de la corriente, habían desaparecido camino del mar.
La desolación del cristiano pueblo de Alboraya fue indescriptible, e inmediatamente se organizaron actos de reparación, de honor y desagravio. ¡Emocionante y ejemplar la fe de aquel pueblo valenciano!... Tanto que el Señor quiso premiarlos con un estupendo milagro. Milagro inaudito, que parecía increíble, de no contarlo cien crónicas que han hecho célebre el barranco de Carraixet.

A la incierta luz de la aurora, allí donde el torrente rinde sus aguas al mar, todos los vecinos de Alboraya pudieron ver cómo tres peces se mantenían erguidos sobre la corriente, sosteniendo en la boca entreabierta una Hostia consagrada.
El estupor hizo caer de rodillas a las sencillas gentes del campo, mientras alguien corrió a comunicar al párroco el portentoso suceso. Los tres peces siguieron inmóviles en medio de la corriente hasta que el sacerdote, revestido de ornamentos sagrados, se acercó a la ribera.

Y entre cánticos del pueblo y lágrimas que corrieron de todos los ojos, los tres peces fueron depositando las tres Formas en manos del sacerdote.

Nunca se vio procesión tan devota como la que entonces se organizó para trasladar al Santísimo desde la ribera del mar hasta la iglesia del pueblo. El copón de tan singular maravilla se conserva aún hoy como perpetuo recuerdo del milagro, y para hacer nacer la fe en los corazones de quienes no creen, han grabado en él esta frase feliz: ¿ Quién negará de este Pan el Misterio, cuando un mudo pez nos predica la fe?

En el lugar del milagro se erigió una ermita que lleva el nombre de “Ermita dels Peixets” en lengua valenciana, que significa en castellano “Ermita de los pececitos”, cuya imagen se muestra arriba. Junto a la Ermita, situada a tan sólo unos 4 kilómetros de la ciudad de Valencia, existe además un pequeño parque en la actualidad.

(Prodigios Eucarísticos, P. M. Traval, S. J.).