martes, 10 de mayo de 2016

Madre y esposa: la mujer es el “sol de la familia”

En los lejanos tiempos de 1942, los medios de comunicación que poseía el mundo eran bien diferentes. No existía la televisión, menos aún los computadores y celulares, ni que hablar de internet o de transmisiones en directo de un lugar al otro del mundo de grandes acontecimientos, como lo tenemos en los días de hoy. 

Eso daba lugar al uso de los medios existentes, entre ellos la radio, que mismo así no tenía una penetración universal. Era así que el entonces papa Pío XII hacía sus enseñanzas, transmitía sus maravillosos mensajes al mundo, por medio de los llamados “radiomensajes”. 

Uno de ellos viene muy a propósito recordarlo para el Día de la Madre. Fue en un 11 de marzo de 1942, en que el citado pontífice, hablando a recién casados, afirmaba esta impactante frase: “La esposa y madre es el sol de la familia”. Tan hermosos comentarios, sobre el papel de la mujer, siempre los consideré para, en una especial oportunidad, recordarlos. 

Consideraba su generosidad y abnegación, constante prontitud, delicadeza vigilante y previsora en todo cuanto puede alegrar la vida del marido y de sus hijos. ¡Madre! Solo ellas tienen estas bellas virtudes.

Recordando el significado de esposo-“esposas”, cónyuge-“yugo”, comprendemos la enseñanza de la Santa Iglesia, que era manifestada para jóvenes, que a poco de contraer matrimonio se disponían a “hacer feliz al otro y no a sí mismo”. Actitud que corresponde a cada uno de los cónyuges, pero que es una “virtud principal de la mujer, que le nace con las palpitaciones de madre y con la madurez del corazón”. Por eso las madres siempre difunden en torno de sí luz y calor. 

No quedaba apenas en eso Pío XII. Mostrando cómo en los momentos difíciles de la cotidianidad las madres se desenvuelven, aseveraba: “Si recibe amarguras no quiere sino dar alegrías, si recibe humillaciones no quiere devolver sino dignidad y respeto”.

Como una poesía, continuaba diciendo que la esposa y madre, con “su mirada y palabra, penetra dulcemente en el alma”, y que muchas veces, “después de una larga jornada de continuado y fatigoso trabajo”, llevan alegría a la convivencia familiar. Las madres tienen una naturaleza llena de ingenuidad, dignidad y honestidad, resaltándose en ellas “sus delicados y graciosos gestos de rostro, ingenuos silencios y sonrisas, condescendientes señales de cabeza, que le dan la gracia de una flor selecta, y sin embargo sencilla”.

Terminaba el papa exclamando a estas futuras madres: “¡Oh, sí supieseis cuántos sentimientos de amor y de gratitud suscita e imprime en el corazón del padre de familia y de los hijos, semejante imagen de esposa y de madre!”

Al recordar tan bellas palabras nos viene a la memoria el salmo 127: “Tu esposa será como la vid llena de frutos en el interior de tu casa. Tus hijos como retoños de olivo alrededor de tu mesa”. Vislumbramos en él cómo la auténtica felicidad hogareña está cimentada en la madre, que en su tarea, llena del ingenio propio de la naturaleza femenina, es la colaboradora principal de Dios en la procreación de los hijos. Es una reina que ejerce un reinado lleno de amor. “El padre tiene el principado del gobierno, la madre tiene el principado del amor”, decía Pío XI en la Encíclica Casti Connubii. Amor que es el más parecido con el amor de Dios, que ama sin egoísmo, sin esperar correspondencia de parte del otro. 

Sin dejar de ser confidente de su esposo, consejera para toda la familia, llena de consuelos, paciente y dedicada. Educadora por excelencia de sus hijos, a quienes conoce profundamente. 

No podemos concluir estas reflexiones sin recordar a Aquella que es perfecto modelo de las esposas y de las madres, que es –principalmente– Madre por excelencia: María Santísima. Aquella que Dios Padre la llama Hija; que el Espíritu Santo la llama Esposa fidelísima; que Dios Hijo la llama Madre. Aquella que en la humilde casa de Nazaret nos dio ejemplo de esposa y madre. Que la Virgen, pues, bendiga muy especialmente a todas las madres en su día. 

Cierro este artículo con el resumen de una bella oración compuesta por doña Lucilia Ribeiro dos Santos, virtuosa madre brasileña que vivió en el siglo pasado: 

Oh María, Virgen Purísima y sin mancha, Casta Esposa de San José, Madre tiernísima de Jesús, perfecto modelo de las esposas y madres, a Vos recurro e imploro Vuestro socorro. Ved, oh Purísima María, ved mis necesidades y las de mi familia, atended los deseos de mi corazón. 

Espero, por Vuestra intercesión, alcanzar de Jesús la gracia de cumplir, como debo, las obligaciones de esposa y madre. Alcanzadme el santo temor de Dios, el amor al trabajo y a las buenas obras, de las cosas santas y de la oración, la dulzura, la paciencia, la sabiduría, en fin, todas las virtudes que el Apóstol recomienda a las mujeres cristianas, y que hacen la felicidad y el ornamento de las familias. 

Enseñadme a honrar a mi marido, como Vos honraste a San José, y como la Iglesia honra a Jesucristo. Encomiendo también a Vuestro materno Corazón a mis pobres hijos. Inclinad su corazón a la piedad, no permitas que se aparten del camino de la virtud, tornadlos felices, piadosos, caritativos y buenos cristianos, para que su vida, llena de obras buenas, sea coronada por una santa muerte. Así sea. 
- See more at: http://www.laprensagrafica.com/2016/05/10/madre-y-esposa-la-mujer-es-el-sol-de-la-familia#sthash.nC8LtPz4.dpuf

martes, 12 de abril de 2016

"Es prohibido prohibir"

Redacción (Martes, 12-04-2016, Gaudium Press) Un punto de referencia, en la crisis moral del hombre moderno, fue la llamada "revolución de la Sorbonne" de mayo de 1968, en París, que con sus consignas -de una radicalidad toda especial- incitaba a un cambio profundo en la sociedad. Promiscuidad desenfrenada, desorden, explosiones de violencia, era cómo "predicaban" el nacimiento de una nueva era histórica en que los instintos serían liberados después de siglos de "esclavitud".
Su medio de comunicación propagandística fueron las paredes, en las que estampaban eslóganes. Era el instrumento de manifestación utilizado por los estudiantes. Retornaba la antigua técnica de los "graffiti", a través de los cuales transmitían el mensaje de este estallido revolucionario.
El más famoso de los eslóganes escritos fue: "es prohibido prohibir". Reflejaba la idea de que todas las prohibiciones estaban prohibidas, a lo que agregaban, "la libertad comienza con una prohibición". Esta contradictoria frase era un prohibir que invitaba -rechazando todo tipo de prohibición- al libertinaje más completo. Era "prohibido prohibir" toda forma de capricho a ser satisfecho, toda forma de pecado. Lo que querían --está en el trasfondo del propio eslogan- era prohibir la práctica de la virtud, en una actitud de plena intolerancia hacia ella.
Otros "graffitis", incitando a un cambio profundo, hicieron fama: "La imaginación toma cuenta del poder", "Si Dios existiese, sería preciso matarlo", "Ni Dios, ni maestro", "El arte ha muerto". Uno, muy expresivo, escrito en la universidad de Nanterre, fue: "Lo sagrado: ahí está el enemigo".
Aparecía un nuevo modelo trayendo en pos de si una nueva mentalidad. Era una "revolución cultural", llegando con una penetración y radicalidad sorprendente. Emergía un cambio que llevaría a los extremos que hoy estamos viendo y viviendo. Una transformación de la sociedad, un expulsar a Dios de entre los hombres. La anarquía penetraba. Era el despuntar de un mundo en el que cada uno puede hacer lo que quiera. En concreto un cambio inmenso. Nacía una especie de era Histórica nueva, que podríamos llamar "civilización de los instintos", si es que se puede llamar civilización.
Algunos acomodaticios pensaron que las ideas de mayo del 68 no alcanzarían los objetivos reflejados en los eslóganes escritos en las paredes de las universidades de París, por su radicalidad. Se engañaban. La acción de contagio que ejerció esta revolución del 68, dio lugar a que después de ella, el mundo ya no era el mismo.
Si recordamos que esta agitación era hecha por jóvenes de traje y corbata, con zapatos, de cabello corto; la droga era apenas una novedad en esos tiempos, nadie usaba "blue-jeans", nadie aparecía de zapatillas en la calle y mucho menos de bermudas. Sin embargo, esos jóvenes revolucionarios trajeron profundas transformaciones que fueron penetrando en todas las capilaridades de la vida social. Fue como un mar que se hace pequeño entrando en la playa, pero por detrás tiene la fuerza enorme del océano.
Aparecen tipos humanos nuevos en la sociedad, como "símbolos-modelo" entre los hombres de aquella década del 60: desarreglados, con amplias cabelleras, ropas deterioradas, una higiene que parece olvidada; preanunciando grandes alteraciones que no tardarían en venir.
Eran cambios en el sentir, en la forma de actuar, en la formas de vivir. Una profunda metamorfosis social y cultural. Deriva a los pocos en el modelo "hippie". Toda regla, desde lo moral hasta las costumbres, entró en crisis. Músicas, vestimentas, gestos, fueron presentándose como una pseudo-liturgia al mundo.
Herbert Marcuse, considerado el ideólogo de esta revolución, deja correr su pensamiento en su "nueva dimensión revolucionaria", proponiendo un cambio total. Con naturalidad afirmaba que era necesaria la desintegración del sistema de vida de los hombres: "uno puede indudablemente hablar de una revolución cultural, pues la protesta apunta hacia todo el establecimiento cultural, incluyendo la moral de la sociedad existente" (La sociedad carnívora, 1969).
Esta transformación de la vida cotidiana, de los modos sentir y vivir, se fue desarrollando con mayor intensidad en los últimos años, modificando los hábitos de Occidente. Es la "liberación de los instintos", es el relativismo moderno que niega la existencia de un bien y un mal, de una verdad y un error, que objeta que el hombre debe regirse por reglas de conducta.
Este fenómeno penetró en vastos sectores de la sociedad, principalmente en la familia, que aparece como una institución antigua y moribunda. En las vestimentas asistimos a la presentación de jóvenes -y no sólo ellos lamentablemente- de forma extravagante. Al mismo tiempo en el relacionamiento humano, la cortesía, el buen trato, van desapareciendo. Los hombres quedan rodeados de un mundo anárquico, caótico y agresivo.
Lo vulgar toma el lugar de lo ceremonioso. La educación es una cosa del pasado que quita la "libertad" pregonada por los eslóganes de la Sorbonne.
Una presencia agrava más esta circunstancia, surgen los medios electrónicos de comunicación: novedades, impresiones, desaparición del pensamiento, van empujando al hombre moderno a vivir apenas de sensaciones. Juan Pablo II afirmaba a los responsables de las Comunicaciones Sociales que: "la velocidad, la cantidad y el alcance de la comunicación, no favorecen del mismo modo el frágil intercambio entre mente y mente, entre corazón y corazón, que hoy día debe caracterizar toda comunicación al servicio de la solidaridad y del amor" (24-1-2005).
Quedan los hombres atraídos por múltiples solicitaciones. Tienen que elegir entre caminar rumbo a lo sagrado, o dejarse atropellar por el secularismo reinante. En otros tiempos era impensable una situación así, decía Benedicto XVI, "porque se hallaba todavía presente el respeto por la imagen de Dios, mientras que sin ese respeto el hombre se absolutiza a sí mismo y todo le será permitido, volviéndose entonces realmente destructor" (Luz del mundo, 67). En este entrechoque entre lo sagrado y lo no sagrado, aquellos que llevan en sí lo sagrado harán realidad ser la luz de Cristo para el mundo que los rodea. Quiera la Santísima Virgen ayudarnos en estos cruciales momentos que nos han tocado vivir.
Por el P. Fernando Gioia, EP
(Publicado originalmente en www.laprensagrafica.com - 12-04-2016)


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/78175#ixzz45dgcgPKc
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

viernes, 24 de julio de 2015

Celebran a la Patrona de Costa Rica bajo el lema "María Madre de la Misericordia"

Cartago (Viernes, 24-07-2015, Gaudium Press) En unión con el próximo Jubileo de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco, comenzaron en Cartago, Costa Rica, los homenajes a Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona del país centroamericano, cuya solemnidad será el próximo 2 de agosto. "María Madre de la Misericordia" es el lema para la conmemoración de este 2015.
Nuestra Senora de los Angeles-Patrona de Costar Rica.jpg
Nuestra Señora de los Ángeles.
"En el contexto del Año de la Vida Consagrada que venimos celebrando y donde nos unimos con los hermanos que de forma particular consagran su vida al Señor y a la Iglesia, así el Papa Francisco también nos ha anunciado que viviremos próximamente el año santo extraordinario para vivir así el Jubileo de la Misericordia; desde lo cual hemos de tener conciencia que desde los distintos tipos de consagración de nuestras vidas, estamos llamados a ser misericordiosos como el Señor lo es con cada uno de nosotros. Y es desde esa óptica de amplia consagración al Señor, que debemos aprender de María como Madre de misericordia, y darle este título es celebrar la bondad de María, la cual ruega incesantemente a su Hijo por la salvación del pueblo que acude a ella confiadamente en sus tribulaciones y peligros. Por tanto, la Santísima Virgen, habiendo experimentado la misericordia de Dios de un modo único y privilegiado, acoge a todos los que en ella se refugian", dicen desde la Diócesis de Cartago y del Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles.
En preparación a la festividad del 2 de agosto, desde el pasado 23 de julio se viene reflexionando estos días en torno a un tema relacionado con el lema de la solemnidad e iniciando con el Rosario de Aurora y una serie de celebraciones Eucarísticas.
"Santa María, Madre del Señor: los privilegios que concurren en María proceden de ser Madre de Cristo, hacia el que nos conduce como único camino, verdad y vida"; "Santa María, la nueva mujer: María puede ser aceptada como modelo y punto de referencia por la mujer cristiana de hoy que se integra en los valores de la modernidad"; "Santa María, esclava del Señor: en María aprendemos a poner las propias cualidades al servicio de Dios y del bien Común"; "La Virgen María, Templo del Señor: desde la contemplación de María como morada de Dios, cobramos conciencia de la dignidad de la persona en cuanto que es albergue del espíritu"; "La Virgen María, Imagen y Madre de la Iglesia: llamar a María Madre de la Iglesia es algo que educa en la fraternidad cristiana y en las experiencias de vida de fe"; "La Virgen María, Reina del Universo: en María glorificada vemos coronarse la esperanza de los que, como ella, se han entregado al servicio de Dios y del prójimo"; "La Virgen María, fuente de salvación: Jesús es el único salvador de nuestras más íntimas aspiraciones y María está asociada a Él como fuente de misericordia que conforta y alienta"; "María, Madre del buen consejo: María nos enseña a hallar, en beneficio del prójimo, la palabra adecuada, la orientación oportuna o el silencio respetuoso para cada circunstancia"; y "La Virgen María, amparo de la fe: María consolida en nosotros esa virtud de la fortaleza en la fe que permite afrontar los peligros y soportar las adversidades", serán los temas de reflexión en preparación a la festividad mariana.
replica en el vaticano.JPG
Réplica de la Patrona de Costa Rica situada en la Capilla de Santa Ana en el Vaticano / Foto: Sonia Trujillo - Gaudium Press.
Mientras tanto, el 1º de agosto, víspera de la solemnidad, se celebrará el día del peregrino, meditando en torno a María como la Madre de la santa esperanza. La jornada comenzará con el Rosario de Aurora a las 5:30 a.m., seguirá con sucesivas misas a las 6:00, 8:00 y 10:00 de la mañana, en ésta última tendrá lugar la conmemoración de la vestición de la sagrada imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, y continuará con varios actos culturales y otras celebraciones Eucarísticas.
El 2 de agosto, que es solemnidad nacional, la Basílica de la patrona de Costa Rica acogerá una Santa Misa concelebrada por los obispos del país, que contará con la presencia de las autoridades nacionales. Este mismo día, a las 6:00 de la tarde tendrá lugar el Rosario de la Luz. Los homenajes continuarán el 3 de agosto con la tradicional pasada con procesión hacia la Catedral de Cartago.
La imagen venerada de Nuestra Señora de los Ángeles es una efigie que se le reveló en una pequeña piedra a la mestiza Juana Pereira hacia el año 1635. En ella se ve a la Madre de Dios sosteniendo en sus brazos al Niño Jesús. Una réplica de esta imagen puede ser hoy venerada en la Iglesia Parroquial de Santa Ana, en el Vaticano. La estatuilla fue entregada a la capilla en acción de gracias por el milagro de la curación de la costarricense Floribeth Mora Díaz que llevó a la canonización del Papa Juan Pablo II (Ver noticia anterior).
Con información de la Diócesis de Cartago y Nuestra Seora de los Ángeles.


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/71774#ixzz3grUVIzNW
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

jueves, 9 de julio de 2015

Escribir a mano: ¿un “arte” en extinción?

El conocido escritor Umberto Eco afirmaba en un singular artículo en el diario La Repubblica, el 7 de agosto de 2009: “Lo malo es que la tragedia empezó mucho antes de que aparecieran la computadora y el celular”; destacando también: “El arte de la caligrafía educa al control de la mano y a la coordinación entre la muñeca y el cerebro”.

 Por el Pe. Fernando Gioia EP
Entrando en la Basílica Nuestra Señora del Rosario de los Heraldos del Evangelio, en mi último viaje a la ciudad de San Pablo (Brasil), me detuve en un pequeño local de venta de libros y variados artículos religiosos.

Mirando y mirando –poco compré– encontré unos lindos cartones postales con fotos que mostraban la belleza del interior de la misma. Los tomé en mis manos pero, al mirar su reverso, me fijé que... ¡eran para escribir a mano!

De inmediato me vino a la memoria, que hacía mucho, pero mucho que no escribía, que no enviaba una postal, y más aún, ¡que hacía años que no mandaba una carta manuscrita! Había dejado de escribir a mano, había abandonado el encanto de hacer una carta escrita. La computadora estaba siendo un complemento de mi accionar diario.

Quedó rondando en mi pensamiento este tema. Me venían a la memoria mis tiempos de niño, en que escribíamos en la escuela con pluma y tinta, claro, manchando mucho nuestros guardapolvos, y ni que hablar de los cuadernos. En aquellos tiempos llegamos a ser encargados de guardar los tinteros, vasitos de porcelana que entraban por razones obvias en un agujero del pupitre de cada uno, en un lugar seguro hasta el día siguiente. El tiempo pasó. Pero, ¿qué pasó en ese tiempo?

Me interesé en profundizar, pues me parecía de suma importancia que en los días de hoy no solo para educadores sino principalmente para los jóvenes y niños, fui encontrando afirmaciones que me dejaban aún más pensativo: “La escritura a mano nos diferencia a unos de los otros”, “la pluma y el papel impone una actitud reflexiva”, “es un lenguaje del alma que hace únicas a las personas”, “el ocaso de la escritura cursiva responde a la nostalgia (como en cierta forma es lo que sentí) o constituye una emergencia cultural”.

En mi afán de investigar el tema encontré un “grito” de alerta publicado en el conocido diario alemán Bild. En letras, garabateadas a mano, en rojo y negro, en la primera página decía: “¡Alarma! La escritura manual se extingue”. Era miércoles 27 de junio de 2012. Buen susto me llevé cuando me descubrí a mí mismo al leer: “Uno de cada tres adultos no ha escrito nada a mano en los últimos seis meses”.

Encontré que, años antes, en la revista Time (3/8/2009), la escritora Claire Suddath aparecía en escena con un esclarecedor artículo intitulado: “Mourning the Death of Handwriting”, “Duelo por la muerte de la escritura a mano”.

“Estamos cambiando de manera importante la forma en la que trabajan nuestras mentes –explica la autora–, cuando escribimos en letra cursiva (ligada y ligera) estamos dibujando mentalmente la palabra e incluso la frase entera, los pensamientos fluyen, mientras que con la escritura de imprenta los caracteres están ‘desligados’ y la mente trabaja de una forma similar al lenguaje ‘binario’ de la informática, escindimos la palabra en letras sueltas interrumpiendo el ritmo de la palabra, de la frase, del pensamiento”, destacando también cómo la letra escrita a mano es tan personal y única como cada uno de nosotros, transmite parte de nuestra esencia, estado anímico y preferencias. Más grave aún, alertaba que el “dejar de escribir a mano es una forma más de homogeneizarnos, de aceptar calladamente la uniformidad”.

Otros autores han considerado la letra escrita como una pieza “clave para el aprendizaje”, según afirmaba, en el artículo “The Writing On The Wall” de Raina Kelley, publicado inicialmente en la revista Newsweek el 12 de noviembre de 2007. Comenta en su artículo: “Un nuevo estudio del profesor Steve Graham, Universidad de Vanderbilt, indica que la mayoría de los maestros de escuela primaria creen que los estudiantes con letra manuscrita fluida produjeron trabajos escritos que fueron superiores en cantidad y calidad, con calificaciones más altas, además de ser más fáciles de leer”.

La preocupación, principalmente de los educadores pero también de escritores, ensayistas, literatos, ante el desaparecimiento de la caligrafía, escritura, letra de mano, manuscrita o cursiva; viene de lejos.

El conocido escritor Umberto Eco afirmaba en un singular artículo en el diario La Repubblica, el 7 de agosto de 2009: “Lo malo es que la tragedia empezó mucho antes de que aparecieran la computadora y el celular”; destacando también: “El arte de la caligrafía educa al control de la mano y a la coordinación entre la muñeca y el cerebro”.

Es lo que también recordaba el periodista italiano Stefano Bartezzaghi en artículo en La Repubblica, que “la escritura a mano requiere que se componga mentalmente la frase antes de escribirla, pero, en cualquier caso, la escritura a mano, con la resistencia de la pluma y del papel, impone una demora reflexiva”.

Para terminar comento el hecho singular de que muchos escritores, aunque estén acostumbrados a escribir en la computadora, saben que a veces les gustaría poder grabar una tablilla de arcilla como los sumerios, para poder pensar con calma.

Investigando más sobre el tema encontramos un autor que compendia claramente este fenómeno. Fue solo leer su afirmación de que hay que educar a los niños para que “comprendan que la escritura responde a su voz interior y representa un ejercicio irrenunciable”, pues “es un lenguaje de alma que hace únicas a las personas”, que me sorprendí. Percibí la profundidad con que aborda este tema. Se trata del Dr. Guillermo Jaim Etcheverry, médico argentino, miembro de la Academia Nacional de Educación de su país.

“Las computadoras –afirma– son un apéndice de nuestro ser, hay que advertir que favorecen un pensamiento binario, mientras que la escritura a mano es rica, diversa, individual, y nos diferencia a unos de otros”.

Al respecto de cómo se vinculan entre sí los pensamientos, comenta que “en la escritura cursiva, el hecho de que las letras estén unidas una a la otra por trazos permite que el pensamiento fluya con armonía de la mente a la hoja de papel”, “hay que componer las frases antes de escribirlas”, lo que la computadora no sugiere.

Esto lo confirmamos con la explicación del neurólogo infantil argentino León Benasayag, que nos dice: “Si cada vez se usa menos la escritura manual, hay riesgo de que el cerebro funcione distinto. La escritura permite la organización de estructuras a nivel cerebral que hacen memorizar las palabras, la sintaxis; una cantidad de datos que luego van a ser elaborados para estructurar el pensamiento”. Vemos en este comentario otro aspecto de los efectos desfavorables de la pérdida de la escritura a mano.

¿Será que una carta manuscrita, con el pasar del tiempo, podría llegar a ser considerada una “obra de arte” en extinción? No lo sabemos. Pero sí podemos afirmar que, por los ritmos modernos, “hemos abandonado la belleza por la velocidad, la artesanía por la eficiencia”.

martes, 16 de junio de 2015

Primer estado libre de abortos es EEUU, Misisipi!

Cierra la última clínica abortista de Misisipi (2013). ©Rogelio V. Solis / AP
Cuando se quiere se hace. Sin medias tintas, aunque el proceso legislativo sea largo.
Phil Bryant, gobernador provida, republicano, se propuso limpiar su estado de establecimientos de la muerte. Haría lo que estuviese en su mano. Son años de batallas jurídicas.
La última clínica abortista del estadoJackson Women’s Health Organization, ha recibido la notificación de que se le revoca la licencia –como a 007, licencia para matar–. No cumple con los requisitos sanitarios mínimos exigidos por la ley. Lógicamente han recurrido y podrán dedicarse a su macabro oficio durante un mes más. Pero podemos alegrarnos que Misisipi se convierte en el primer estado libre de aborto y se ha ganado una importante batalla por la abolición del aborto.
Hay en marcha una campaña para declarar inconstitucional la ley, que de hecho y a pesar de la sentencia Roe vs. Wade consigue por la vía administrativa evitar que se practiquen abortos. Para practicar abortos debes ser obstetra-ginecólogo habilitado por un hospital de Misisipi, con esta medida se asegura que la cualificación es médicamente adecuada en caso de dificultades y no aparece un Morín de la vida.
Pero resulta que en el estado no hay médicos abortistas disponibles, ni hospitales que acrediten a foráneos. Ergo, la clínica no puede tener a nadie y ha de cerrar.
Yo desconocía que Dakota del Sur, Dakota del Norte y Arkansas estaban en la misma situación que Misisipi, sólo había una clínica abortista. Habrán tomado nota.
¡Viva Misisipi, viva su gobernador, vivan sus votantes! A los 40 años de la trascendental sentencia que abría el aborto en USA, como dije, la batalla se empieza a ganar.
¿Quiere decir esto que ya no hay aborto en Misisipi?, pues no, todavía es legal abortar en Misisipi, la sentencia de Roe impide que los ciudadanos del estado puedan otorgarse una leyes que protejan absolutamente la vida. Pero se ha llegado prácticamente hasta el límite legal, por la vía de los hechos Misisipi es un estado libre de abortorios, un estado en el que «no hay lugar para matar», el primer estado libre de abortos «con la garantía del estado».