Evangelización de la juventud

Evangelización de la juventud
Los jóvenes "deben convertirse en los primeros e inmediatos apóstoles de los jóvenes, ejerciendo el apostolado entre sí, teniendo en consideración el medio social en que viven" (Apostolicam actuositatem, 12). En la foto, apostolado con las Custodias de María, en Guatemala.


Atraer a la juventud hacia Cristo es uno de los grandes desafíos de la Iglesia en el comienzo del tercer milenio.

Pero si los jóvenes se lanzan a la búsqueda de la felicidad ilusoria que la sociedad moderna les ofrece con tanta facilidad, ¿cómo hacer para que adhieran a un cristianismo con las exigencias y sacrificios que le son inherentes?

Intentar esconder el rostro sufridor de Cristo, juzgando de esta manera que se puede ganar la simpatía del hombre contemporáneo, es una ilusión que sólo producirá esterilidad en el campo del apostolado.

La respuesta a este problema crucial para quien se dedica a la evangelización, en nuestros días, la encontramos en la enseñanza del Sucesor de Pedro: "Si a los jóvenes se les presenta a Cristo con su verdadero rostro, ellos lo experimentan como una respuesta convincente y son capaces de acoger el mensaje, incluso si es exigente y marcado por la Cruz" (Novo Millennio Ineunte, 9).

Desvelar la verdad con toda su deslumbrante integridad es el secreto de una auténtica evangelización, método que los Heraldos del Evangelio siguen en cualquiera que sea su campo de apostolado y sobre todo con los jóvenes, en las Casas de Convivencia y Formación.

Allí, los jóvenes tienen la vivencia de que la verdadera alegría sólo viene proporcionada por una vida auténticamente cristiana. Allí aprenden a resistir a los males del mundo, que los cerca e intenta continuamente esclavizarlos.

Allí pueden oir con todo su vigor el apelo del Santo Padre: "A vosotros, jóvenes, os pido: ¡defended vuestra libertad interior! ¡Que una falsa vergüenza no os impida cultivar la castidad!" (Homilía en la canonización de Santa Kinga, 16/6/1999).

Allí pueden comprobar toda la verdad contenida en la famosa sentencia de Paul Claudel: "La juventud no fue hecha para el placer, sino para el heroísmo".

Un trazo común sobresale en los diversos grupos de aspirantes de los Heraldos del Evangelio, sea cual fuere su país de origen, raza o condición social: la alegría de seguir a Jesucristo y dedicar al servicio de la Iglesia todas las energías de la juventud. En la foto, una excursión en España.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona