martes, 19 de marzo de 2013

En la misa de inicio del ministerio petrino, Papa habla del papel custodio de San José

Ciudad del Vaticano (Martes, 19-03-2013, Gaudium Press) Pocos ritos católicos hay más solemnes cuanto la misa de entronización de un Papa. Comparable tal vez a las exequias del propio Pontífice, ceremonia ésta que permanece en la memoria colectiva ciertamente por la grandiosidad que tuvieron los funerales de Juan Pablo II, seguidos por millones y millones de televidentes de todo el orbe.
A la misa de inicio del ministerio petrino de Francisco asistieron delegaciones de 134 países de todos los continentes, delegaciones que -de acuerdo al protocolo- no fueron invitadas, pues, según afirmaba ayer del portavoz vaticano, para esta ocasión "la Santa Sede no realiza invitaciones, y quien quiere puede venir". Si algún jefe de Estado "quiere venir puede hacerlo. Y si hay alguno incómodo, no fue invitado y no fue rechazado".
1.jpg
El Pontífice en el Papa-móvil - Fotos: Gustavo Kralj / Gaudium Press

Antes de la misa, que inició a las 9:30 horas de Roma, el Papa salió por primera vez en el Papa-móvil, alrededor de las 8:47, y recorrió las calles habilitadas al interior de la Plaza de San Pedro, por donde la multitud lo acogía con entusiasmo.
Concelebraron junto con el Papa alrededor de l80 cardenales presentes en Roma, patriarcas y arzobispos orientales no cardenales, el secretario del Colegio de Cardenales Mons. Baldisseri, y dos sacerdotes, y los generales de los Franciscanos y de los Jesuitas. Banderas de innúmeros países hacían presencia entre la multitud de peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, muchas de ellas argentinas.
2.jpg
Entre los actos más simbólicos de toda la ceremonia, el cardenal protodiácono Tauran entregó al Papa Francisco el Palio, de lana de cordero que se pone en torno al pecho y espalda. Este es similar al de los Arzobispos Metropolitanos salvo que las cruces son rojas y no negras, manifestando la disposición constante del Pastor a dar la vida por las ovejas a ejemplo de Cristo. El palio, junto con el anillo del pescador y el evangeliario, fueron los símbolos que recibió hoy el Papa Francisco.
Homilía
En la homilía el Pontífice resaltó la coincidencia de celebrar la eucaristía de inicio de su pontificado el día de la fiesta de San José y del onomástico de su predecesor Benedicto XVI, coincidencia que cuando apuntada suscitó los aplausos de los presentes en la Plaza de San Pedro.
Después de saludar a los presentes, el Papa trató sobre el papel de Santo Patriarca como custodio de la Virgen y de Jesús, custodia que se extiende también a la Iglesia como subrayó el beato Juan Pablo II. ¿Como ejercita José esta custodia? Con una presencia constante y con una fidelidad total, aunque en ocasiones el propio custodio no comprenda por entero la situación. Custodia que requiere una constante atención a Dios y a su proyecto y no al propio, y que encuentra el modelo perfecto en San José, que es custodio porque supo escuchar a Dios.
3.jpg
¿Cómo se responde hoy a la vocación de Dios?, se preguntó el Papa. Con disponibilidad y con presteza. La custodia se ejerce también con caridad. Para custodiar, el custodio también debe cuidar de sí mismo, vigilar sus sentimientos y corazón, porque es de ahí que sale lo que construye, pero también lo que destruye.
Los cantos fueron interpretados por el coro de la Capilla Pontificia Sixtina, y la Academia Pontificia de Música Sacra, en latín.

No hay comentarios: