Cardenales definen fecha de Cónclave para el martes 12 de marzo

Ciudad del Vaticano (Viernes, 08-03-2013, Gaudium Press) La Sala de Prensa de la Santa Sede ha confirmado que los Cardenales, reunidos en las Congregaciones previas a la elección del próximo Pontífice definieron como fecha de inicio del Cónclave el próximo martes 12 de marzo.

Ritual-Conclave.jpg
Los Cardenales ingresan a la Capilla Sixtina durante el último Cónclave, que eligió a Su Santidad Benedicto XVI.
Ese día, según está prescrito en las normas de la Constitución Apostólica Universi Dominici  Gregis, escrita por el Beato Juan Pablo II, los Cardenales electores se congregarán en la Capilla Sixtina bajo una reserva absoluta para efectuar las votaciones que definan el sucesor de Benedicto XVI.
Las normas prescritas para las votaciones garantizan un ambiente de oración y recogimiento, para el cual están previstas Eucaristías, oraciones y ritos contenidos en el Ordo Rituum Conclavis, que ya está en poder de los Cardenales (ver nota anterior).
La decisión sobre la fecha del Cónclave tuvo que esperar  la presencia de la totalidad de los Cardenales electores que tomarán parte en la elección, y se tenía prevista una definición en este sentido tras la llegada del Arzobispo de Ho Chi Mihn, Vietnam, Card. Jean-Baptiste Pham Minh Man.
El himno Veni Creator Spiritu, que invoca la presencia del Espíritu Santo, el solemne juramento de reserva sobre la información concerniente a la elección y las palabras "Extra Omnes" que señalan la salida de todos los presentes, serán el punto de partida de un proceso de elección caracterizado por el misterio y la acción de Dios que sólo podrá ser seguido por el mundo exterior a través del humo de la chimenea de la Capilla Sixtina. Una vez se produzca la "fumata blanca", miles de millones de católicos conocerán que ya tienen un nuevo Pontífice que continúe la dirección de la Iglesia universal en el tercer milenio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona