domingo, 9 de septiembre de 2012

Un gran teólogo habla sobre Doña Lucilia

En el prefacio de la primera edición en portugués del libro “Doña Lucilia” escrito por Mons. Juan S. Clá Dias, el conocido teólogo dominico, el Padre Antonio Royo Marín así se expresaba (Extractos):

“Mi querido y admirado amigo Don Joao S. Clá Dias, autor de esta espléndida biografía de Doña Lucilia Correa de Oliveira, ha tenido la amabilidad de pedirme un “Prefacio” que sirva de presentación o pequeña introducción a la misma. Al efecto, ha puesto a mi disposición el texto íntegro mecanografiado antes de enviarlo a la imprenta.

Empecé a leer estas páginas ignorando totalmente el altísimo valor de su contenido. Lo que al principio comenzó por simple curiosidad ante lo desconocido evolucionó muy pronto en franca simpatía,  que fue aumentando progresivamente hasta convertirse en verdadera admiración y pasmo. Más que los datos biográficos de una mujer extraordinaria lo que iba leyendo era la vida de una verdadera santa en toda la extensión de la palabra. La amenidad y el extraordinario interés de la lectura no decae un solo instante.

Se trata de una completísima “Vida de doña Lucilia”, que puede parangonarse con las mejores con las mejores “Vidas de Santos” aparecidas hasta hoy en el mundo entero.

En sus magníficas cartas dice con frecuencia Doña Lucilia cosas tan sublime y de una espiritualidad tan elevada que al lector le embarga una emoción parecida a la que produce la lectura del inimitable epistolario de Santa Teresa de Jesús.

¿Fue doña Lucilia una verdadera santa en toda la extensión de la palabra? O en otra forma: ¿Sus virtudes cristianas alcanzaron el grado heroico que ser requieren indispensablemente  para ser reconocido por la Iglesia con una beatificación y canonización?

A la vista de laos datos  rigurosamente históricos que nos ofrece con gran abundancia la biografía que estamos presentando me atrevo a responder con un rotundo y sin la menor vacilación.

¡Lejos de mí la ridiculez e irreverente pretensión de tratar de adelantarme al juicio infalible de la Iglesia! Lo mío es una opinión sincerísima, pero perfectamente falible. La Iglesia nunca se equivoca, nosotros podemos equivocarnos siempre.

Para la beatificación y canonización de un siervo de Dios lo primero que hace falta es demostrar con pruebas y testimonios del todo claros e inequívocos de que el sujeto en cuestión practicó en grado heroico las virtudes cristianas, tanto teologales (fe, esperanza y caridad) como morales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza con todas sus derivadas). Sin virtudes heroicas plenamente comprobadas no hay canonización posible. Lo que no hace falta en modo alguno –en contra de lo que cree mucha gente- es que el candidato a la canonización haya  realizado o no algún milagro durante su vida mortal. Esto no tiene la menor importancia  ni añadiría nada la las virtudes heroicas, que es lo único básico y substancial. Como es sabido el milagro es una gracia gratis data que el Señor concede a algunas personas independientemente de que sean o no verdaderos santos. La inmensa mayoría de los santos canonizados por la Iglesia no realizaron ningún milagro mientras vivieron en este mundo, aunque tienen que hacerlo después de su muerte como veremos en seguida. Buena prueba de ello es que nada menos que la Santa de las Santas, la Inmaculada Virgen María, no realizó ningún milagro durante su vida mortal. Es cierto que Jesús realizó, a petición de su Madre su primer gran milagro en las bodas de Caná convirtiendo el agua en exquisito vino; pero el milagro lo hizo El y no Ella, que se limitó únicamente a pedirlo sin realizarlo por su cuenta.

Padre Antonio Royo Marín
Padre Antonio Royo Marín

Lo que sí es necesario es que se produzca algún milagro, del todo claro y manifiesto, por intercesión del candidato canonizable después de su muerte santa. ¿Por qué después y no antes? Porque no es necesario a la santidad como acabamos de decir; pero sí después para que la Iglesia tenga una prueba irrefutable  de que la voluntad de Dios es que se proceda  a la beatificación o canonización.

La última palabra pertenece a la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana que es la maestra infalible de la verdad. Pero a nosotros nos incumbe el dulce deber y el sagrado derecho de pedir humildemente a la Divina Providencia que lleve a feliz término nuestra entrañable petición, para la gloria de Dios y gran aprovechamiento de las almas”.

No hay comentarios: