"En la Navidad el centro de nuestra celebración es Jesús", dijo el Cardenal Re durante celebración del Primer Domingo de Adviento en Chile


Santiago (Martes, 29-11-2011, Gaudium Press) Como es tradición en la Iglesia de Santiago, durante la eucaristía del Primer Domingo de Adviento se bendijo especialmente a todas las futuras madres, bendición que en esta ocasión fue impartida por el ex Prefecto de la Congregación para los Obispos, Cardenal Giovanni Battista Re, quien presidió la celebración en la Catedral Metropolitana.
La hermosa eucaristía fue concelebrada por monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago; por el Nuncio Apostólico, monseñor Ivo Scapolo; por el Vicario General de Pastoral, monseñor Héctor Gallardo y por el Vicario para la Familia, padre Marek Burzawa msf.
CardenalRe2.jpg
Las futuras madres recibieron la bendición del Cardenal Re
En su homilía, el Cardenal Re reflexionó entorno al tiempo litúrgico de Adviento: "Es un tiempo de preparación a la Natividad del Señor. Tenemos que prepararnos para acogerlo en nuestros corazones. Adviento nos invita a estar vigilantes y esperanzados en que ocurrirá el acontecimiento más grande de la historia del mundo, cuando el hijo de Dios viene a la tierra".
Y agregó: "Adviento no es sólo evocación del pasado, es un llamado a que cada uno de nosotros nos prepararemos al nacimiento del Señor. Celebrar Navidad es encontrarnos con el Señor, por eso preparemos nuestros espíritus y corazones. En la Navidad el centro de nuestra celebración es Jesús".
Antes de concluir el oficio religioso, el Cardenal Re valoró el hermoso signo de bendecir a las mujeres embarazadas y se dirigió a ellas exhortándolas cuidar de sus hijos e hijas y educarlos en la fe. Asimismo llamó a fortalecer la familia y transmitir a la sociedad la dignidad de la vida en todas sus etapas.
"El porvenir de ellos dependerá de los valores que ustedes le vayan transmitiendo. Es en la familia donde se transmiten la fe y los valores. El patrimonio más grande que pueden dejar a sus hijos es la formación en la fe, una formación religiosa profunda, que guíe la vida de sus hijos", dijo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA