La libertad en la sociedad precisa de una instancia superior, afirma el Pontífice en la llegada a Berlín

Berlín (Jueves, 22-09-2011, Gaudium Press) Con pocos minutos de adelanto el Santo Padre llegó hoy de mañana a su tierra natal, Alemania, al aeropuerto internacional de Berlín, Tegel. Benedicto XVI inicia su 21° viaje al exterior y la tercera visita a su patria.
"Aunque este viaje se trate de una visita oficial que reforzará las buenas relaciones entre la República Federal de Alemania y la Santa Sede, en primer lugar no vine aquí para perseguir determinados objetivos políticos o económicos, como justamente hacen otros hombres de Estado, sino para encontrar a las personas y hablarles de Dios". Así el Santo Padre presentó su viaje en la ceremonia de bienvenida en el Castillo de Bellevue recordando el verdadero significado de la libertad en la vida social y deseando que su visita sea "una pequeña contribución en mérito" para Alemania.
2011-09-22T110843Z_258943317_LR2E79M0UY969_RTRMADP_3_POPE-GERMANY.jpg
El Papa junto al presidente alemán en el Palacio de Bellevue
El Pontífice sonriente y relajado, fue recibido con honores militares al bajar del avión A320 de Alitalia. En el aeropuerto el Papa fue recibido por la Canciller alemana Angela Merkel y el Presidente Federal, Christian Wulff y su esposa, Bettina Körner. Comparecieron también junto al Santo Padre niños que le dieron flores. La ceremonia de bienvenida sucedió en el centro de Berlín, en la residencia oficial del Presidente Federal, el Castillo de Bellevue. El Pontífice fue recibido con aplausos por los presentes y fueron tocados sus dos himnos nacionales, el alemán y el vaticano.
"Respecto a la religión, constatamos una indiferencia creciente en la sociedad", que tiende a considerarla "como un obstáculo", dijo el Papa. Por otro lado "hay necesidad de una base vinculante para nuestra convivencia; caso contrario, cada uno vive solo para su individualismo". La propia religión es fundamento para una verdadera convivencia social. "Así como la religión precisa de la libertad, así también la libertad precisa de la religión", el Papa citó las palabras del gran obispo y reformador social alemán del siglo pasado, Wilhelm von Ketteler.
Hablando sobre la libertad, el Papa afirmó que "hay valores que no son absolutamente manipulables", por esto son "la verdadera garantía de nuestra libertad". Esta libertad que "se desarrolla solamente en la responsabilidad delante de un bien mayor" y en las relaciones sociales "vividas" y que "necesitan de una ligación originaria y de una instancia superior". "En la convivencia humana - continuó el Pontífice - no se da libertad sin solidaridad". En esta perspectiva debe ser vivida "no solamente para el ámbito privado, sino también para la sociedad. Según el principio de subsidiariedad, la sociedad debe dar espacio suficiente a las estructuras menores para su desarrollo y, al mismo tiempo, debe servir de soporte, de manera que éstas, un día se puedan mantener incluso solas".
Benedicto XVI es el octavo pontífice de nación alemana en la historia de la Iglesia Católica. Antes de él lo precedieron: Gregorio V, Clemente II, Damasceno II, San León IX, Victorio II, Esteban IX y Adriano VI. El Santo Padre comienza su tercera visita a Alemania con un día en Berlín. De tarde ocurrirá su discurso en el Reichstag para los miembros del Parlamento alemán (Bundestag). El segundo acontecimiento importante del día será la Santa Misa en el Estadio Olímpico de Berlín. Después de la ceremonia de bienvenida sucedió la conversación privada del Papa con el Presidente Federal alemán Wulff y en seguida con la Canciller alemana Merkel en el Katholisches Büro.
Schloss Bellevue
El Castillo de Bellevue (Schloss Bellevue), residencia oficial del Presidente Federal, se encuentra en el centro de Berlín, en el barrio "Tiergarten", dentro del homónimo parque - el "Großer Tiergarten". El nombre del castillo deriva de su vista panorámica de las márgenes del río Spree. Fue construido como residencia de verano de los soberanos de Prusia. Fue concluido en 1786 por el hermano menor de Federico II de Prusia, que vivió en él hasta 1813, tornándose también sede de muestras permanentes bajo el gobierno de Federico Guillermo IV de Prusia. Sucesivamente el castillo fue usado por el hijo, hasta cuando en 1844 el edificio fue asumido por Federico Guilherme IV de Prusia. Este último organizó en un ala del castillo una muestra permanente de cuadros.
Durante la Primera Guerra Mundial el castillo fue usado como comando militar y a partir de 1935 se tornó un museo. En el período de dominación nazi fue usado como hotel para los huéspedes del régimen y, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, después de una cuidadosa restauración, se convirtió en la segunda sede oficial del Presidente de la República Federal Alemana (Alemania Occidental) del cual hacía parte. Después de la reunificación de Alemania en 1990, el castillo fue nuevamente restaurado y hoy es una de las residencias oficiales del presidente alemán.
El Castillo de Bellevue es una espléndida construcción en estilo neoclásico, el primero construido en Alemania, y tiene un cuerpo central con 19 ventanas y dos laterales denominados "Damenflügel", esto es, ala de las señoras, y "Spreeflügel", o sea, ala del Spree. El cuerpo central del "Schloss Bellevue" es caracterizado por columnas en estilo corintio, columnas alargadas y con el capitel decorado por las clásicas hojas de acanto. Esto testifica la admiración por los clásicos e inmortales monumentos de la Antigua Grecia y los Romanos, en los cuales se inspiró el arquitecto alemán Philipp Daniel Boumann para el proyecto y construcción del castillo. El Castillo de Bellevue fue muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial, así como la mayor parte de los monumentos de Berlín y de toda Alemania, pero una cuidadosa restauración en varias fases, trajo de vuelta esta imponente construcción a su antiguo esplendor. El escenario del "parque Tiergarten", con los altos árboles latifolias y coníferas, los riachuelos y los pequeños lagos, los gramados y los caminos, tornan aún más sugestivo y encantado el "Schloss Bellevue".


Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona