En Kenia, misión de la Iglesia Católica alivia estragos de sequía en África

La compra de ganado de los productores de Kenia y la finalización de un proyecto de bombeo de agua, garantiza el suministro de carne a las víctimas de la sequía 


Nairobi (Miércoles, 10-08-2011, Gaudium Press) Es fruto de un arduo trabajo, pero que ha ayudado a muchas víctimas de la sequía que afecta algunas regiones africanas. En las proximidades del Lago Turkana en Illeret, localizado a 900 Km. al norte de Nairobi, está instalada una misión católica dirigida por padres benedictinos.
En ésta que es considerada la región más árida de Kenia, los benedictinos están suministrando alimento, especialmente carne, a varios centros religiosos en Nairobi y el área central del país.
Según informaciones de la Conferencia Episcopal Keniana, la Iglesia de Marsabit adquirió una gran cantidad de bovinos, comprados de los criadores de la región con el objetivo de ayudarlos a reducir las pérdidas del patrimonio de ganado. Esta actitud fue, posteriormente, adoptada también por el gobierno local.
Enfrentando las dificultades del lugar, como las calles sin asfalto, clima desértico y fuertes tensiones tribales, los benedictinos consiguieron finalizar un proyecto que preveía la irrigación de toda el área. Según la nota de la Conferencia Episcopal, la diócesis de Marsabit instaló a las márgenes del Lago Turkana, una bomba accionada por la acción del viento siendo responsable de llevar agua del lago hasta la Misión de Illeret, a una distancia de tres kilómetros.
Gracias a este trabajo, una amplia área desértica se transformó en un pasto verde donde está el ganado comprado por los benedictinos pudiendo así, enfrentar la emergencia provocada por la sequía.
Los 60 mil litros de agua almacenados en la misión también son utilizados en el cultivo de algunas plantas que son resistentes a la fuerte alcalinidad del agua del lago.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona