Papa dice que cristianos deben proclamar a Cristo no "temiendo el martirio"

Benedicto XVI recibió este sábado a los participantes de la asamblea anual ordinaria del Consejo Superior de las Obras Misionales Pontificias 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 16-05-2010, Gaudium Press) Bajo la dirección del recién nombrado prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Mons. Fernando Filoni, el Papa recibió este sábado a los participantes de la Asamblea Ordinaria del Consejo Superior de las Obras Misionales Pontificias (OMP). El encuentro ocurrió en la Sala Clementina, en el Vaticano.
Más de 100 miembros de las OMP participaron de esta audiencia con el Pontífice, entre ellas el director de las de las Obras Misionales de Brasil, el padre Camilo Pauletti.
En su discurso, el Papa destacó que el empeño misionero de los cristianos debe estar presente en todo el sector de la propia actividad, en los varios deberes. Los fieles, además, no deben tener miedo de proclamar el Evangelio, incluso arriesgando su vida al martirio, resaltó el Pontífice.
Según Benedicto XVI, la Iglesia es llamada a responder con la Buena Nueva a los nuevos problemas y las nuevas esclavitudes de nuestro mundo. "La Iglesia -continuó el Papa- debe renovar constantemente su empeño de llevar a Cristo, de prolongar su misión mesiánica para el adviento del Reino de Dios, Reino de justicia, de paz, de libertad, de amor". Este mundo necesita de la transformación con renovado entusiasmo de la obra de evangelización.
El llamado a la evangelización en la "missio ad gentes" se refiere a todo cristiano, no solamente a obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos. Todos son llamados al servicio de la evangelización en todo sector de su actividad y también toda persona, en sus varios deberes. La dimensión misionera debe estar presente en todo sector de la pastoral de la Iglesia, resaltó el Papa.
Él agregó que el cristiano "debe encontrar la savia vital para su existencia y su ministerio misionero en la Palabra de Dios y en los sacramentos, porque la evangelización no es solamente un proyecto humano y social". Además, "el ministerio de la evangelización es fascinante y exigente: requiere amor para el anuncio y el testimonio, un amor tan total que puede ser marcado también por el martirio. La Iglesia no puede fallar en su misión de llevar la luz de Cristo, de proclamar el feliz anuncio del Evangelio, aunque eso comporte la persecución", resaltó el Santo Padre al final de su discurso.
Benedicto XVI aprovechó la ocasión para saludar a Mons. Fernando Filoni por las palabras que le habían sido dirigidas en nombre de todos los presentes. Al mismo tiempo, el Papa expresó gratitud al cardenal Ivan Dias "por el generoso y ejemplar servicio prestado al dicasterio misionero y a la Iglesia universal en estos años", en la conducción del mismo.
El Papa agradeció, también, al secretario del referido organismo vaticano, Mons. Savio Hon Tai-Fai; al presidente de las OMP, Mons. Piergiuseppe Vacchelli; y a los colaboradores de la Congregación y directores nacionales de las OMP presentes.
Con información de las Obras Misionales Pontificias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA