La noche de la vigilia de la beatificación de Juan Pablo II, Benedicto XVI encendió una vela en su ventana

El Papa Ratzinger dirigió un video-mensaje a los polacos por la beatificación de su compatriota el Papa
2011-05-01T102141Z_2147161786_GM1E7511F2R01_RTRMADP_3_POPE-JOHNPAUL.JPG
Ciudad del Vaticano (Domingo, 01/05/2010, Gaudium Press) En un evento sin precedentes en la historia dos veces milenaria de la Iglesia, por primera vez un Papa hace beato a su predecesor inmediato. Benedicto XVI expresó su afecto especial por el nuevo beato Juan Pablo II. El sábado en la noche previa a la beatificación, encendió una vela en su ventana, pero también en "L'Osservatore Romano", dirigió a los peregrinos 'la más cordial bienvenida en el día de la beatificación del Papa Juan Pablo II."
"Que esta fiesta de la fe sea una valiosa oportunidad para abrir las puertas a Cristo y una fuerte invitación a vivir, con la generosidad del nuevo beato, el Evangelio del amor": es lo que augura a los peregrinos el Papa en el autógrafo publicado hoy en "L'Osservatore Romano".
Además, ayer la TVP (televisión pública polaca) ha transmitido el mensaje de vídeo del Santo Padre para los polacos con ocasiónnde la beatificación de su gran compatriota. "Comparto vuestra alegría de la proclamación de la beatificación de Juan Pablo II, que se celebrará el 1 de mayo de este año", dijo en polaco el Papa Benedicto XVI. En italiano, el Papa confesó enseguida: "Los que lo conocieron, los que lo han apreciado y amado, no pueden menos que alegrarse con la Iglesia por este evento. Estamos muy contentos."
El Papa Ratzinger, también con un pequeño gesto expresó su cercanía a la gente reunida en San Pedro para la beatificación de Juan Pablo II. En su ventana en la que cada domingo recita la oración dominical del Ángelus, encendió una vela. Un gesto iniciado por el mismo Papa Wojtila en la víspera de Navidad de 1980.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona