miércoles, 13 de abril de 2011

Electricista desempleado rechaza trabajo en clínica de abortos por convicción pro-vida

El periódico The Catholic Spirit de la Arquidiócesis de Minneapolis (Estados Unidos) recogió el testimonio de un electricista católico que pese a estar desempleado desde julio de 2009 -debido a la crisis económica que aún afecta al país- rechazó una jugosa oferta de trabajo en la construcción de una clínica abortista de la cadena Planned Parenthood. A mediados de febrero, Tim Roach -que tiene dos hijos menores- recibió una llamada del sindicato local sobre un puesto de trabajo. "No podía llegar en un momento mejor. Los beneficios por desempleo de Tim están por acabar. No podía creer que le estaban ofreciendo un trabajo por un plazo de once meses con un salario anual de 65 000 a 70 000 dólares", afirma el periódico.
Tim pensó que el empleo era perfecto pero luego recibió la mala noticia. Se trataba de un puesto en la construcción de la nueva clínica de Planned Parenthood en la avenida University de la ciudad de St. Paul.
"Él (representante del sindicato) no estaba realmente seguro de si se van a practicar abortos allí. El tipo evitó el punto, creo, para tratar de atraerme y que diga que sí. Pero, me dije a mí mismo: 'Espera un minuto. Es una de Planned Parenthood'", la cadena de clínicas abortistas más grande del mundo.
Tim sigue desempleado y sin perspectivas inmediatas de empleo. Afortunadamente, su esposa Nicole, de 37 años, tiene un trabajo a tiempo completo en una escuela primaria. Aunque Tim rechazó la oferta con prontitud - la conversación telefónica duró sólo un minuto - a Nicole le tomó más tiempo plegarse a su decisión, sobre todo porque maneja el presupuesto familiar y se ha ocupado de la tensión financiera del desempleo prolongado de Tim.
"Lo primero que quería hacer era justificar (aceptar el trabajo)", pero luego se dio cuenta que no era "solo una clínica".
"En todo este proceso, nuestra fe se ha profundizado. Nos sentimos como si esto fuera una prueba para nuestra fe. Elegimos mantener nuestra fe", afirma Nicole y asegura estar impresionada por la reacción de su esposo.
"Él tiene esa formación moral que le hace reconocer inmediatamente que esto no es lo correcto", afirma.
La historia de Tim llegó por correo electrónico al Padre Erik Lundgren, pastor asociado de la parroquia Divina Misericordia, a la que asiste Tim, y la incorporó en una de sus homilías.
"Pensé que es un ejemplo inspirador para todos en nuestra parroquia, sobre el celo que es necesario que nosotros los católicos tengamos en el debate pro-vida, la lucha pro-vida", afirma el sacerdote.
"Es inspirador para mí como un sacerdote. Aquí, en la Divina Misericordia, las palabras, 'Jesús, confío en ti' se escriben en nuestra pila bautismal, y eso es de lo que se trata todo esto", agregó.
Según afirma The Catholic Spirit, "Tim continúa buscando un trabajo. En última instancia, su objetivo es poner en marcha su propia empresa, pero tendrá que ganar y ahorrar dinero para que esto suceda. Mientras tanto, está dispuesto a aceptar cualquier trabajo que pueda encontrar".
"En los últimos seis meses, hemos aprendido a tomar nuestros temores y preocupaciones y entregárselos a Dios," dice Nicole. "Nos sentimos orgullosos de ser católicos y orgullosos de tomar una posición contra el aborto", agregó.

No hay comentarios: