Los rascacielos han oscilado pero han resistido, dice Nuncio apostólico en Tokio

El Nuncio apostólico en Japón habló sobre el violento sismo y posterior tsunami que ha sacudido las costas del noreste japonés 
Tokio (Viernes, 11-03-2011, Gaudium Press) El Nuncio apostólico en Japón habló ya Amedeo Lomonaco, en un servicio reproducido por Radio Vaticano, sobre el violento sismo y posterior tsunami que ha sacudido las costas del noreste japonés, el más fuerte de los últimos siete años. El epicentro se registró en el mar, a 130 kilómetros al este del puerto de Sendai, con una profundidad de 24 kilómetros, y tuvo una magnitud de 8,9 grados en la escala de Richter. Monseñor Alberto Bottari de Castello, quien habló con un corresponsal de Radio Vaticano desde Tokio pocos instantes después del sismo, dijo que en su estadía en el Japón nunca había visto algo parecido.
JAPAN-QUAKE 2.jpg
Aeropuerto de Sendai afectado por el tsunami
Mons. Alberto Bottari: - (...) La primera sacudida fue muy intensa; entonces esperamos la segunda sacudida que llegó cinco minutos después, y también ahora, hace cinco minutos, ha habido otro movimiento telúrico. Aquí en la ciudad escuchamos las sirenas, los helicópteros que pasaban y entonces todo se calmó y la vida ahora está retomando la normalidad. A nuestro jardín llegaron los habitantes de los edificios vecinos, puesto que es el único espacio libre. Yo diría que en Tokio, ahora el peligro ha pasado. En cuanto a la zona de los alrededores, no veo ningún edificio derrumbado.
AL: - Este es un fuerte sismo ocurrido en un país equipado en términos sísmicos...
Monseñor: - Sí, las casas se han sostenido. Vi a los edificios de alrededor que se movían y es la primera vez que veo una cosa así. Vi a los edificios que se movieron. En la parte superior, por supuesto, la oscilación fue más evidente. ¡Es impresionante! Los edificios se han sostenido. Con base en la información actual nada grave pasó [en Tokio]. Se han caído algunas tejas, pero nada más, gracias a Dios. En estas situaciones realmente se entiende lo que es la dimensión del hombre ante la naturaleza. Damos gracias al Señor, cuando un país, preparado a partir de este punto de vista, se las arregla para tener casas resistentes a un impacto similar. Inmediatamente después del terremoto, pasaron altavoces para anunciar, para advertir. Es una organización que funciona.
AL: - D. - El riesgo relacionado con los terremotos parece que pasó, pero hay otra preocupación importante: los riesgos relacionados con el tsunami...
Monseñor - Sí, referente a la parte septentrional, a 200 kilómetros al norte de Tokio. Estamos siguiendo la televisión que muestra en vivo la situación. Tokio está al interior y la bahía de la capital está en calma, gracias a Dios. Ahora poco a poco nosotros empezamos a organizarnos, a llamar al obispo de la Diócesis de Sendai. Esta zona, a 200 kilómetros al norte de la capital, es la zona más afectada. En esta zona se produjo un terremoto de hace cinco días. Lo que da más miedo ahora es precisamente la ola del tsunami que ya ha empezado a venir hacia el interior. Por la televisión se veía ya en directo y en la zona de Sendai. Es una ola que está llevando restos y haciendo naufragar a los barcos (...). ¡Es realmente terrible!

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona