miércoles, 23 de marzo de 2011

Corte Suprema de la India rechaza la Eutanasia

Nueva Delhi (Miércoles, 23-03-2011, Gaudium Press) En una sentencia que no ha sido muy divulgada en Occidente, el pasado 7 de marzo, la Suprema Corte de la India rechazó una petición para reconocer un supuesto derecho a que los pacientes terminales eligiesen la muerte para poner fin a su sufrimiento.
La decisión tuvo lugar a raíz del caso de Aruna Shanbaug, una antigua enfermera de 63 años, quien desde hace 37 lleva una "persistente vida vegetal".
"El Derecho a la Vida garantizado por el Artículo 21 de la constitución no incluye el derecho a morir", expresó claramente la Corte Suprema, oponiéndose así de forma categórica a la eutanasia.
Como es común en casos similares, los titulares de la gran prensa se opusieron explícita o implícitamente a la decisión. Entretanto, desde muchos estamentos de la sociedad india surgían voces de apoyo.
"Este es un excelente fallo. La Corte ha mantenido el ‘ethos' cultural en este país", declaraba Rajeev Aggarwal, destacado especialista en cáncer en el Gangaram Hospital en Nueva Delhi, el jueves pasado. El oncólogo resaltó también el "amoroso cuidado" con que ha sido atendida Aruna por el personal del Hospital King Edward Memorial, en Mumbai.
"El país entero debe conocer el sentido de la dedicación y el sacrificio del equipo del KEM Hospital. En 37 años [de vida comatosa], Aruna no ha desarrollado una sola llaga" expresó también la Corte Suprema. Aruna Shanbaug fue víctima de un intento de violación el 27 de noviembre de 1973, en el hospital donde trabajaba. El atacante quiso estrangularla con una cadena de hierro lo que ocasionó que el flujo de oxigeno fuera interrumpido hacia su cerebro, induciendo el coma.
La petición de "muerte por piedad" había sido realizada por Pinki Virani, un activista social, escritor de un libro sobre el caso de Aruna. La Corte declaró que Virani "no puede pretender tener un grado de apego y vínculo con Aruna, como el que el equipo del Hospital Kem... afirma tener."
El Procurador general de la India, la más alta autoridad jurídica del gobierno, había intervenido ante la Suprema Corte diciendo: "Nosotros no podemos conducir a nuestros enfermos terminales padres o niños a la muerte. ¿Quién decide si alguien debe vivir o morir? ¿Quién lo sabe? Mañana puede haber una cura a un estado médico percibido hoy como incurable."
Con información del National Catholic Register

No hay comentarios: