lunes, 17 de enero de 2011

En el Ángelus, Papa resaltó la "alegría de proclamar Beato al Veneral Juan Pablo II, mi amado antecesor"

view.jpgCiudad del Vaticano (Lunes, 17-11-2010, Gaudium Press) El Papa Benedicto XVI dedicó sus fervorosas oraciones del Ángelus de ayer a todas las víctimas y personas afectadas por las fuertes lluvias e inundaciones en Brasil, y también en otros países. Aseguró un "particular recuerdo en sus oraciones a las poblaciones de Australia, Brasil, Filipinas y de Sri Lanka".
Durante la ceremonia de recitación mariana del Ángelus, este domingo, el Pontífice también resaltó la "alegría de proclamar Beato al Venerable Juan Pablo II, mi amado antecesor". La beatificación fue anunciada por el Vaticano para el 1º de mayo después de la firma, por Benedicto XVI, de un decreto atribuyendo un milagro a la intercesión del fallecido pontífice.
El Papa también abordó en su discurso en el Ángelus el tema de la migración de los refugiados. "Cristianos obligados a dejar, con sufrimiento, la propia tierra", recordó Benedicto XVI, hablando sobre los migrantes en el día dedicado a ellos. El panorama de la motivación de la migración es amplio y complejo, "a veces ella es voluntaria; otras veces, infelizmente, es forzada por guerras o persecuciones, y ocurre frecuentemente -como sabemos- en condiciones dramáticas", destacó el Santo Padre. La familia humana es llamada a ser "única" y "sin barreras", con respecto a sus diferencias que deben ser un motivo de su riqueza.
Ser "una sola cosa" es lo que desea el Santo Padre también a todos los cristianos por ocasión de la próxima "Semana de oración por la unidad de los cristianos", que se desarrollará tradicionalmente del 18 al 25 de enero con el lema "Unidos en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el compartir el pan y en la oración" (Hch, 2, 42)".

No hay comentarios: