lunes, 13 de diciembre de 2010

Más de 5 millones de fieles se dieron cita en la Basílica de Guadalupe para celebrar a "la Morenita de Tepeyac"

Ciudad de México (Lunes, 13-12-2010, Gaudium Press) Pese al frío, al sol y al agotamiento físico millones de peregrinos -se calcula que más de 5 millones procedentes de diferentes puntos de México, así como de diversas partes del mundo- arribaron desde la madrugada de ayer a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, algunos caminando, otros en bicicleta o de rodillas, para conmemorar a la Patrona de América Latina, cuya festividad ocurre el 12 de diciembre.
Peregrinos camino a la Basílica.jpg
Peregrinos rumbo a la Basílica
La celebración principal, que marcó el 479 aniversario de la aparición de la Madre de Dios a Juan Diego de Cuauhtlatoatzin -hoy santo de la Iglesia-, tuvo lugar con una solemne Eucaristía en la Basílica, la cual estuvo presidida por el Cardenal Norberto Rivera, Arzobispo y Primado de México.
Durante la homilía, el purpurado, además de recordar el "milagro de las rosas" de aquel 1531, que marcó una fecha de importancia para los mexicanos, también hizo un llamado a la reconciliación y a la paz debido a la crisis de violencia por la que atraviesa el país centroamericano.
Tal como fue citado en el diario mexicano El Universal, el Cardenal Rivera deploró que algunos mexicanos desconozcan lo que es la misericordia, destruyendo a los demás y destruyéndose a sí mismos por tener un corazón de piedra, "corazones vacíos que desprecian la vida humana, corazones llenos de hedonismo y de un brutal interés de dominar a otro esclavizándolo en las adicciones", añadió.
Durante la ceremonia religiosa también se llevó a cabo la celebración de la bendición de la rosas, como alusión a la aparición de la Guadalupana a San Juan Diego.
Prelados mexicanos rinden homenaje a la Guadalupana
Además de la celebración que cada año ocurre en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe, varias celebraciones paralelas a la de la Basílica tuvieron lugar en las diferentes jurisdicciones eclesiales mexicanas, como la que presidió Mons. Mario Chávez Ruvalcaba, Obispo Emérito de Zacatecas, quien en la homilía - la cual fue difundida en el site de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)- hizo referencia sobre la "Morenita de Tepeyac", como discípula y misionera de Cristo: "María de Guadalupe es la gran misionera, continuadora de la misión de su Hijo y formadora de discípulos misioneros. En el Acontecimiento Guadalupano (sus cuatro apariciones a San Juan Diego, Diciembre de 1531) se ha establecido el pentecostés que nos ha dado los dones, carismas y frutos del Espíritu Santo. Desde entonces las comunidades han encontrado en ella la inspiración más cercana para aprender cómo ser discípulos y misioneros de Jesús".
Antorcha Guadalupana.jpg
Antorcha guadalupana rumbo a Nueva York
Por su parte, Mons. Ramón Castro Castro, Obispos de Campeche, refiriéndose al bicentenario de Independencia que conmemoró México, señaló que es justo celebrar, "también con intensidad, a la heroína que nos ha dado identidad y que ha fraguado la nación que somos". Dijo que Nuestra Señora de Guadalupe "ha sido para México estandarte, caudillo, motor y nuevo Moisés que nos ha guidado a la tierra prometida y anhelada de democracia, justicia, paz".
También habló Mons. Enrique Díaz Días, Obispo Auxiliar de San Cristóbal de las Casas. El prelado, teniendo en cuenta el tiempo de Adviento en el que se encuentra la Iglesia, recordó que la visita de María de Guadalupe "viene a disponer nuestra corazón para esa otra visita más importante y más transformante, la visita de si Hijo que se encarna en medio de nosotros".
Antorcha Guadalupana en Nueva York
Como parte de la conmemoración de la Patrona de América Latina, ayer arribó a la Basílica de San Patricio, en Nueva York, y tras recorrer 10 mil kilómetros -pasando por 9 estados mexicanos y 12 norteamericanos-, la Antorcha Guadalupana. Ella, como cita el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), quiso ser "símbolo de esperanza y solidaridad para con los millones de connacionales que radican en ese país".
La peregrinación binacional, que comenzó desde principios del mes de octubre en la Basílica de Guadalupe llevó como título "Mensajeros por la dignidad de un pueblo dividido por la frontera". En ella participaron alrededor de 7 mil peregrinos.
Gaudium Press / Sonia Trujillo

No hay comentarios: