En Palermo, Benedicto XVI invita a los fieles a una vida cristiana humilde y simple

Benedicto XVI en Palermo2.JPGPalermo (Lunes, 04-10-2010, Gaudium Press) La precariedad por la falta de trabajo, la incerteza para el futuro, el sufrimiento físico y moral y el crimen organizado son los puntos débiles que la Sicilia de hoy debe enfrentar. Fue lo que pidió el Papa, alentando a los fieles que estaban presentes en la Misa en el Foro Itálico presidida por el Pontífice en Palermo. Benedicto XVI comenzó con una celebración eucarística, por la mañana, su última visita pastoral del año a Italia, por ocasión del encuentro eclesial regional de los jóvenes y las familias después de tres años de programa pastoral.
"Sicilia fue y es tierra de santos" que vivieron el Evangelio "con simplicidad e integralidad", Benedicto XVI recordó, dando como ejemplo las grandes santas de la isla: Rosalía, Ágata y Lucia. El Papa pidió a los fieles que sean humildes y confíen en Jesús, que "alienta, da fuerza y serenidad en todas las situaciones de la vida". "¡No tengan miedo de vivir y testimoniar la fe en los varios sectores de la sociedad, las múltiples situaciones de la existencia humana, principalmente en aquellas difíciles!", exhortó el Santo Padre.
"Es la fe que da la fuerza, confianza y coraje de seguir adelante a pesar de las dificultades. Es del mal, a su vez, aquello de lo que debe avergonzarse un cristiano". De forma indirecta, el Papa se refería al crimen organizado de la mafia, que afecta a la sociedad siciliana. La tentación del desaliento, el conformarse, son señales de debilidad en la fe que es capaz de cambiar la realidad, dijo el Papa al final, recordando a Mons. Pino Puglisi, religioso víctima de la mafia en la isla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona