Benedicto XVI destaca ejemplo misionero de Anchieta a los obispos brasileños de las Regionales Norte 1 y Noroeste

Ciudad del Vaticano (Lunes, 04-10-2010, Gaudium Press) En la mañana de este lunes, el Papa Benedicto XVI recibió en audiencia en el Vaticano a todos los obispos brasileños de las Regionales Norte 1 y Noroeste de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB), que se encuentran en visita "Ad Limina Apostolorum" en Roma. Los obispos ya habían sido recibidos en grupos menores a lo largo de la semana.
En su discurso a los prelados del norte del Amazonas y Roraima -Norte 1- y Acre, sur del Amazonas y Rondônia -Noroeste-, el Papa, después de agradecer las palabras del Arzobispo de Porto Velho, Rondônia, Brasil, Mons. Moacyr Grechi, enfocó la cuestión del misionero, especialmente entre las poblaciones y los indígenas en el Amazonas.
"Es preciso despertar en los cristianos la consciencia de discípulos y misioneros, rescatando la dimensión misionera de la Iglesia al convocar una 'Misión Continental'. La Iglesia no trabaja para sí: está al servicio de Jesucristo; existe para hacer que la Buena Nueva sea accesible para todas las personas", enfatizó el Papa, señalando que esto es una "consecuencia natural de la propia esencia de la Iglesia, un servicio del ministerio de la unión que Cristo quiso operar en su cuerpo crucificado".
El Papa dijo entonces que sería un error imponer cualquier cosa a la voluntad y consciencia de las personas -sería una afrenta a la libertad religiosa- pero, citando al Papa Pablo VI, dijo que los obispos pueden proponer, a esa consciencia, la verdad evangélica y la salvación en Jesucristo, con absoluta claridad y con todo el respeto por las opciones libres.
El Papa pidió a los obispos que no se olviden de las formas tradicionales de la misión y pidió que la fundasen en la Eucaristía. "La Misión Continental debe ser realmente eficaz, esta debe partir de la Eucaristía y conducir a la Eucaristía".
Benedicto XVI citó como ejemplo misionero a José de Anchieta. "Al pensar en los desafíos que esta propuesta de renovación misionera supone para vosotros, Prelados brasileños, me viene a la mente la figura del Beato José de Anchieta. Con efecto, su incansable y generosísima actividad apostólica, no libre de graves peligros, que hizo que la Palabra de Dios se propagase tanto entre los indios como entre los portugueses -razón por la cual desde el momento de su muerte recibió el epíteto de Apóstol del Brasil-, puede servir de modelo para ayudar a vuestras Iglesias particulares a encontrar los caminos para emprender la formación de los discípulos misioneros en el espíritu de la Conferencia de Aparecida", exhortó el Pontífice.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona