Un día con María



El domingo recién pasado, en las instalaciones del Instituto Privado Comayagua, cerca de trescientas personas compartieron convivencia en honor a la Virgen de Fátima, con el propósito de fortalecer la oración a María en los hogares y que más familias formen parte de los oratorios, también con este apostolado se busca apoyar al Párroco y al Obispo en la misión de evangelización con la oración a la Virgen María.
El Señor Francisco Javier Pérez Beltrán, responsable de los Heraldos del Evangelio en Nicaragua, y otros miembros, llegaron a Comayagua, para compartir y motivar la misión que realizan las personas que dirigen los oratorios de la Virgen de Fátima en los diferentes hogares, y asimismo a las familias que reciben la visita de la Virgen en su casa. El Señor Pérez Beltrán, compartió un tema sobre los principios y postrimerías del hombre: muerte, juicio, cielo e infierno.“Las cooperadoras de los Heraldos en Comayagua, organizamos un tiempo de adoración con Jesús Sacramentado, confesiones, Santo Rosario, una obra de teatro (la reina que no rezaba el Rosario) y Eucaristía, también se compartió el testimonio de personas que son partes del Oratorio” manifestó Idalia Espinoza, responsable de Oratorio.
Entre Siguatepeque, Márcala y Comayagua hay sesenta oratorios, en Comayagua las delegaciones que participaron fueron de las parroquias: “Santa Ana” la Libertad. “La Merced”, “Sagrada Familia”, “Sagrado Corazón de Jesús” y “Santos Mártires” de Comayagua.
Los grupos de oratorios de Marcala y Siguatepeque, también fueron visitados y compartieron lo que la Virgen de Fátima les ha pedido y ha hecho en sus vidas.
Los oratorios lo forman treinta hogares, los treinta días del mes, se reza el Rosario, se lee y se medita el Evangelio del día y una consagración a la Virgen.
Si desea conocer sobre el apostolado de los oratorios “María, Reina de los Corazones”, y ser parte de la gran familia de almas, puede comunicarse a los teléfonos 772-4651 y el 773-2177.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona