La biblia, la brújula de los católicos: Mes de la biblia en Colombia

Todas las jurisdicciones eclesiales de Colombia se preparan para vivir un mes iluminado por la palabra de Dios. Gaudium Press dialogó con el director del Departamento de Catequesis y Animación Bíblica de la Pastoral, de la Conferencia Episcopal colombiana 
Bogotá (Lunes, 30-08-2010, Gaudium Press) se Inicia la celebración del mes de la Biblia en Colombia. Durante treinta días los católicos de todas la jurisdicciones eclesiales del país reflexionarán en torno a la Palabra de Dios. Para hablar de tan importante evento Gaudium Press dialogó con el padre Francisco Mejía Montoya, director del Departamento de Catequesis y Animación Bíblica de la Pastoral, de la Conferencia Episcopal de Colombia, (CEC).
Así como en muchas otras ciudades y países católicos del mundo Colombia celebra en septiembre el mes de la Biblia. Este importante evento se lleva a cabo de manera especial en éste mes debido a que se recuerda por estas fechas a San Jerónimo, quien realizó la traducción latina de este libro sagrado.
Padre_Francisco.jpg
P. Francisco Mejia
Para este año 2010, los grupos bíblicos y las diferentes pastorales llevarán a cabo diversas actividades del mes de la biblia, en torno al tema de la vida. "El año pasado vivimos en la CEC, con todos los obispos la LXXXVII Asamblea Plenaria, la cual tuvo como tema la vida. Es así como hemos querido trabajar desde esa asamblea unos materiales: la novena de navidad, la semana bíblica y el mes de la biblia con ese tema. Para este último hemos elegido la cita de Deuteronomio 30, 19 que dice: Elige la vida para que vivan tú y tus descendientes. De este modo la invitación fundamental es renovar nuestro compromiso por la vida, porque cada día se vuelve más frágil en medio de todas las situaciones que se viven en el país.", expresó el padre Francisco.
En este sentido, la CEC ha elaborado una cartilla como instrumento y guía para esta gran celebración, la cual "contiene 15 encuentros con citas del antiguo y del nuevo testamento que hablan todos sobre la vida. Son temas sencillos donde fundamentalmente vamos invitando a cada una de las personas, para que al iniciar el mes de la Biblia hagan una gran entronización de la palabra en su casa, en su parroquia, en su grupo bíblico o en su grupo parroquial, y vamos trabajando estos temas en algunos días del mes", explicó el sacerdote.
"Estos temas nos invitan a que ambientemos el lugar, a que preparemos el lugar con la palabra. ¿Para qué? Para que ella sea centro de esa reunión que vamos a tener. Luego iniciar con una oración, para que sea el Espíritu Santo el que nos derribe tantas resistencias que tenemos, y podamos entrar entonces a esa lectura de la palabra de Dios. Después de manera muy especial se programa el texto, siempre de la Biblia, y luego una reflexión muy sencilla y unas preguntas que le permitan a los participantes interactuar", agregó el presbítero.
La Biblia, 'brújula' de los católicos
La palabra de Dios se configura como alimento espiritual de los católicos. Los mensajes, parábolas y vivencias contenidas en la Biblia nos permiten entender y comprender la gran obra de salvación de Jesucristo.
"Nosotros los cristianos tenemos que tener un único objetivo en nuestra vida de fe y es poner la Biblia en el centro de nuestra vida cristiana para que ella sea una brújula, pero también para que ella sea como la primavera de nuestra vida espiritual, para que ella sea la que nos indique el camino a seguir, pero sobre todo porque como decía San Jerónimo: quien desconoce la escritura desconoce la persona de Jesús", expresó el padre Francisco.
Aprender a orar con la Biblia es fundamental para fortalecer la fe y construir una relación intima con Dios. "A la persona que tú le enseñes a orar con la Palabra es una persona que nunca se suelta de ahí, es una persona que se aferra porque la palabra va teniendo como esa vitalidad, esa fuerza para vincularnos estrechamente con la persona del Señor y para encontrarlo a Él vivo; nosotros no caminamos detrás de un difunto nosotros caminamos detrás del Resucitado que es realmente como el centro de nuestra fe. Ahora, ¿qué motivaciones le podemos dar a la gente? Primero acercar a la gente a la Sagrada Escritura y aprender a orar con ella; después ya cuando aprendamos a orar con ella y a ir conociendo la persona del Señor, pues vamos conociendo la parte más técnica. Esto sería una buena pedagogía. Además saber que en el hogar de nosotros tenemos una biblia pero hay que ir pasando de una Biblia que es familiar a una Biblia personal", añadió el padre Francisco Mejía.
Finalmente, uno de los aspectos más importantes es entender que "yo no me encuentro con un libro sino que me encuentro con una Persona, cuando aprenda a conocer a esa persona y aprenda a amarla, decido profundizar más en esa persona", finalizo el director del Departamento de Catequesis y Animación Bíblica de la Pastoral, de la Conferencia Episcopal de Colombia, CEC.
Gaudium Press / Nathali J. Rátiva M.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona