"La política necesita de una auténtica sabiduría cristiana", afirma Benedicto XVI


Ciudad del Vaticano (Viernes, 21-05-2010, Gaudium Press) El Papa Benedicto XVI se encontró con los participantes de la 24ª asamblea plenaria promovida por el Pontificio Consejo para los Laicos, que tiene como lema "Testigos de Cristo en la comunidad política", en audiencia privada al final de esta mañana. El encuentro ocurrió en el Vaticano.

En discurso hecho a los participantes, el Papa destacó cómo debe ser la contribución cristiana en la política. Según Benedicto XVI, "el cristianismo no sirve para la hegemonía política y cultural", pero promueve las raíces de la verdad y la promoción humana que provienen del Evangelio.

El Papa reiteró que no pueden estar abiertos a valores no-negociables que estén a favor de un creciente relativismo. "El desarrollo moderno se puede realizar respetando la dignidad humana, la subsidiaridad y la solidaridad, valores que promueven la Doctrina Social de la Iglesia", agregó, al resaltar que los cristianos quieren en la política empeñarse en "defender la vida y la libertad, la custodia de la verdad y el bien de la familia", basándose en la "dialéctica y en la búsqueda de un amplio consenso".

Benedicto XVI define la política como "un ámbito muy importante del ejército de la caridad". Dice desear auténticos políticos cristianos, y una auténtica sabiduría política, porque las personas estarían viviendo en la confusión de "un relativismo cultural y un individualismo utilitario y hedonista", que "debilita la democracia", favoreciendo "el dominio de los poderes fuertes".

Al final del discurso, el Santo Padre agradeció al Pontificio Consejo por la organización, desde hace 25 años, de la Jornada Mundial de la Juventud.

La 24ª Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo para los Laicos concluirá mañana, con la presentación de un balance y propuestas para el futuro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA