"Modelo máximo de identidad sacerdotal es el propio Jesús"


Roma (Jueves, 11-03-2010, Gaudium Press) "Fidelidad de Cristo. Fidelidad del Sacerdote". Tuvo inicio en la Pontificia Universidad Lateranense, en Roma, el Congreso Teológico Internacional, promovido por la Congregación para el Clero, dedicado a diversos temas relacionados al sacerdocio, inspirado en y por el Año Sacerdotal: identidad, celibato, relación con la cultura.

La introducción fue realizada por el prefecto de la Congregación para la Educación Católica, cardenal Zenon Grocholewski, quien dijo que la formación de los futuros sacerdotes es la educación más importante de la Iglesia y que el dicasterio que preside enfrenta el tema con "particular solicitud".

Los participantes fueron en seguida saludados por el cardenal Cláudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero, que comentó el tema mayor recordando la necesidad de los sacerdotes ser fieles, visibles y transparentes al mostrar el amor de Dios.
Después de los discursos de introducción, tuvieron inicio las conferencias y las intervenciones propiamente dichas. "Cristología e identidad sacerdotal" fue la primera intervención del programa, presentada por el P. Real Tremblay, C. Ss. R., de la Pontificia Academia Alfonsiana.

En Cristo están presentes todos los hombres, también el sacerdote

El profesor defendió que el modelo máximo de identidad sacerdotal es el propio Jesús. Según él, el sacerdote debe ser el hombre de la solidaridad, del uso común. "Se trata de aquella solidaridad que marca el ser del sacerdote, lo torna un ser que comparte, de comunión con los otros", observó.

En la persona del sacerdote, así como en Cristo, "están misteriosamente presentes todos los hombres con sus alegrías, sus aspiraciones a la felicidad, pero también con sus penas, inquietudes, debilidades, miserias, pecados, etc."

Además, afirmó el profesor, el padre no puede cerrarse en sí mismo, "no puede deleitarse por su dignidad", sino que debe ser el "cruze" de "todos los caminos de los hombres de todas las proveniencias, culturas, tipos de experiencia, pues hay lugar para todos."

La identidad sacerdotal, explicó también el Prof. Tremblay, es la parte de la solidaridad que lo hace ser hombre "del sí filial" y de la "comunicación de la intimidad paterna". "El sacerdote, en el ofrecimiento del sacrificio glorioso a Dios y a la Iglesia, es de la comunidad con la cual es misteriosamente solidario y de la cual forma parte como bautizado", sentenció el teólogo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona