miércoles, 17 de marzo de 2010

El Palacio de Buckingham anuncia la visita de Benedicto XVI


LONDRES, martes 16 de marzo de 2010 (ZENIT.org).– Benedicto XVI ha aceptado la invitación a visitar Gran Bretaña, anunció el Palacio de Buckingham Palace este martes. Gran Bretaña ha anunciado la beatificación del cardenal Newman.
El Vaticano todavía no ha publicado ningún comunicado al respecto, pero el Papa evocó su visita el pasado enero, y también el presidente de la conferencia episcopal británica.
La web oficial de la monarquía británica anunció hoy que “por invitación de Su Majestad la reina, Su Santidad el Papa Benedicto XVI realizará una visita pontifical al Reino Unido del 16 al 19 de septiembre de 2010”.
El mismo comunicado precisa que Benedicto XVI llegará a Escocia, a Edimburgo, el jueves 16 de septiembre, y que será recibido por la reina y su esposo, el duque de Edimburgo, en el Palacio de Holyroodhouse.
Durante esta visita de cuatro días, el Papa visitará también Glasgow, Londres y Coventry, indicó la misma fuente.
La embajada de Gran Bretaña ante la Santa Sede precisó que el Papa pronunciará un “importante discurso” ante los representantes de la sociedad civil en el Palacio de Westminster.
También indicó que visitará las West Midlands para beatificar al “teólogo y educador del siglo XIX el cardenal John Henry Newman durante una Misa pública en Coventry”.
Entre otros elementos de esta visita, la misma fuente señala una Misa pública en Glasgow, una vigilia de oración en Londres y un evento “centrado en la educación”.
Otro de los temas de la visita será “la relación entre las Iglesias cristianas y las relaciones entre las principales confesiones”.
En este sentido, el Papa visitará al arzobispo de Canterbury, en el Palacio de Lambeth, y rezará con “otros responsables” de la Iglesia en la abadía de Westminster.
El ministro para Escocia, encargado por el Gobierno británico de preparar la visita, M. Jim Murphy declaró: “Ésta es una visita histórica y un momento importante”.
“El Papa recibirá una bienvenida cordial por parte de los católicos y de las personas de toda confesión”, continuó.
“El Papa es el líder espiritual de más de mil millones de católicos en todo el mundo, de los cuales seis millones en el Reino Unido”, prosiguió.
“Pero el Papa es la Santa Sede que también tiene una gran influencia en la política global en ámbitos como el desarrollo internacional, el desarrollo sostenible y las relaciones entre las religiones”, añadió.
Para el ministro, “la visita del Papa representa una oportunidad sin precedentes para reforzar los vínculos entre el Reino Unido y la Santa Sede sobre las acciones en el ámbito local y global para afrontar la pobreza y los desafíos climáticos, así como la importancia de la función de la fe para crear comunidades fuertes y unidas”.
“Aspiramos a continuar construyendo sobre las relaciones positivas desarrolladas estos últimos años”, concluyó.
Por su parte, el cardenal Keith O’Brien, arzobispo de Edimburgo y San Andrés y presidente de la conferencia episcopal escocesa, declaró: “Estoy entusiasmado por el hecho de que el Papa haya aceptado la amable invitación del Gobierno británico”.
“Estoy seguro de que recibirá una acogida sincera por parte de los católicos y de miembros de otras confesiones y de hombres de buena voluntad”, indicó.
También destacó que una de las características de la enseñanza de Benedicto XVI es la de “recordar a Europa sus raíces cristianas y su cultura, y ser un guía en los grandes temas morales actuales: espero que todos abramos nuestros corazones a sus palabras”.
El presidente de la conferencia de los obispos católicos de Inglaterra y del País de Gales, monseñor Vincent Nichols, arzobispo de Westminster, también expresó su alegría y agradeció a la reina Isabel II y a su Gobierno esta “invitación histórica”.
“Estamos seguros de que la presencia y el mensaje del Papa Benedicto XVI nos animará a todos a tener una visión de la vida en nuestra sociedad marcada por la confianza recíproca, la piedad y la verdad”, dijo.
Y concluyó: “La gran tradición cristiana de fe y de vida que tanto ha dado forma a nuestra cultura tiene mucho que ofrecer”.
La visita de Juan Pablo II en 1982 marcó el restablecimiento de relaciones diplomáticas completas entre el Reino Unido y la Santa Sede, pero no fue una visita papal oficial.
La visita de septiembre de 2010 será en cambio una visita papal con la condición de visita de Estado.
La conferencia de los obispos de Escocia, de Inglaterra y del País de Gales participará en los gastos de la visita, a la que está dedicado el sitio web www.thepapalvisit.org.uk .
Benedicto XVI evocó este viaje el 1 de febrero de 2010, en su discurso a los obispos de Inglaterra y del País de Gales al recibirles al concluir su visita ad limina.
El Papa destacó entonces que “a pesar de la influencia de la secularización, existen signos de una fe viva entre los católicos”.
En este sentido, citó el entusiasmo provocado por la peregrinación de las reliquias de santa Teresa de Lisieux, la perspectiva de la beatificación del cardenal John Henry Newman o la preparación de la próxima Jornada Mundial de la Juventud.
Para Benedicto XVI, el cardenal Newman fue un “ejemplo extraordinario de fidelidad a la verdad”, que “siguió a la bienaventurada luz allá donde le condujo, incluso costándole mucho”.
“La Iglesia necesita grandes escritores y grandes comunicadores como él, y espero que la devoción que inspira suscite numerosas vocaciones que sigan su camino”.

No hay comentarios: