Arzobispo saluda a Presidenta electa de Costa Rica: Necesaria colaboración Iglesia-Estado


El Arzobispo de San José, Mons. Hugo Barrantes Ureña, felicitó a la primera mujer elegida Presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y le recordó la necesaria colaboración que debe existir entre la Iglesia y el Estado, a lo que la nueva mandataria respondió de buen modo expresando su compromiso de defender y promover los valores cristianos.

Radio Fides, emisora oficial de la Arquidiócesis de San José, transmitió una comunicación telefónica entre el Prelado y Chinchilla, en la que el Arzobispo dijo estar muy orgulloso porque la nueva Presidenta es "la primera mujer que nos gobierna en el poder ejecutivo. Las queremos a las mujeres, a todas. Mi oración para usted".

Seguidamente recordó que "la Iglesia y el Estado somos independientes pero no indiferentes" por lo que "aquellos proyectos donde el ser humano sea el eje central tendrán siempre nuestro apoyo. Que Dios la ilumine para que las políticas abracen a las clases mas necesitadas. Conozco su valía y gran intención para hacer una Costa Rica mejor".

Por su parte Laura Chinchilla señaló: "agradezco mucho los gestos de la Iglesia Católica para generar un clima de armonía. (La Misa) fue un especial acto de comunión. Agradeceré siempre los consejos de la Iglesia que siempre son bienvenidos".

Seguidamente comentó que las palabras que le dirigió el Arzobispo son "muy sentidas y muy basadas en la doctrina social de la Iglesia". "La última encíclica papal (Caritas in veritate, sobre el desarrollo humano) arroja muchas luces para esto".

Chinchilla se comprometió luego a la "defensa de la verdad y de los valores que la Iglesia ha pregonado. Procuraré que estén al centro de mi gobierno".

Finalmente comentó que "vamos a pedirle fuerza a nuestra patrona, Nuestra Señora de los Ángeles", a cuyo santuario se dirige para darle gracias por haber sido elegida Presidenta de Costa Rica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?