lunes, 18 de enero de 2010

"No nos conformemos con leer las noticias del diario o ver por televisión alguna cosa. Acerca tu corazón allí", dijo el Cardenal Bergoglio en Eucarist



Buenos Aires (Lunes, 18-01-2010, Gaudium Press) El Cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de Argentina, presidió el día de ayer una Eucaristía, a las 11 de la mañana, por las víctimas del terremoto que afecto a Haití el pasado 12 de enero.

Según la Agencia Informativa Católica de Argentina (AICA), la misa fue concelebrada por el presbítero Jorge Junor, rector de la catedral, los padres scalabrinianos Sante Cervellín, secretario general de la Comisión Católica Argentina de Migraciones e Idenilso Bortolotto, director del área de Migraciones de la Arquidiócesis de Buenos Aires; y el presbítero Cristino Ramos, responsable de Pastoral Juvenil para el Cono Sur, del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

También estuvo presente el embajador de Haití, Raymond Mathieu, además de otros funcionarios políticos y ciudadanos haitianos residentes en ese país.

Durante la homilía, el primado de Argentina hizo un importante llamado a la solidaridad y la oración para con las víctimas de la catástrofe. De este modo el purpurado expresa: "Jesús siempre mira al borde del camino y los llama. Es propio de Jesús esa actitud de mirar a aquellos que están en los extremos en los momentos más duros de la existencia, al borde del camino de la existencia y llamarlos (...) Y los ayuda, los cura, los consuela, los fortalece, los hace discípulos suyos. Esa actitud de mirar y acercarse, porque es mirar y acercarse a quien está pasando por problemas, Él nos la enseña a nosotros"

Así, el purpurado invitó a los fieles y personas de buena voluntad a volcar su mirada y ayuda con los hermanos haitianos.

"No nos conformemos con leer las noticias del diario o ver por televisión alguna cosa. Acerca tu corazón allí. "Estoy de vacaciones, no puedo..." Un corazón cristiano nunca está de vacaciones. Siempre está abierto al servicio allí donde hay una necesidad, porque sabe que donde hay una necesidad hay un derecho y este pueblo, por ser hermano nuestro, tiene derecho a nuestra atención. Cada cual verá cómo acerca su corazón. Deja alguna diversión, ponte en silencio, en oración, realiza alguna penitencia para acompañar el dolor de tu pueblo, prívate de algo y dalo para que puedan tener alimento, medicina, lo que necesitan. Pero ese pueblo es nuestro hermano. Y mi hermano está allí, al borde del camino de la existencia, mi hermano está sufriendo y no me puedo hacer el distraído", agregó el Cardenal.

Finalmente el Arzobispo pidió a la Virgen que habite en los corazones de los fieles y que así como hizo con su amado hijo, motive a dar ese paso a la caridad y solidaridad.

"Acércate. Es el dolor de tu hermano, es la llaga de tu hermano, compártela y llora con él", concluyó.

Gaudium Press / Nathali J. Rátiva M.

No hay comentarios: