Culmina en México “Primer Congreso Nacional de Sacerdotes”


Acapulco (Lunes, 25-01-2010, Gaudium Press) La ciudad mexicana de Acapulco fue sede del "Primer Congreso Nacional de Sacerdotes", que se llevó a cabo del 18 al 22 de enero, y contó con la participación de alrededor de 500 sacerdotes provenientes de ciudades mexicanas como Guadalajara, Toluca, Monterrey, Puebla, Zacatecas, Yucatán, Saltillo, Acapulco, Córdova, entre otras.

El lema de este primer encuentro de presbíteros fue: "Fidelidad y Fraternidad Sacerdotal. Sacerdotes en fraternidad, fieles a Cristo".

Según información de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en la inauguración del evento el Arzobispo de Acapulco, monseñor Felipe Aguirre Franco, señaló que este primer congreso era una gran oportunidad para promover un compromiso más intenso de los sacerdotes, siguiendo el modelo de vida del Santo Cura de Ars, a quien se recuerda de manera especial en este Año Sacerdotal. "Queremos escribir con este acontecimiento (...) nuestra identidad y fraternidad sacramental sacerdotal para que, como dijo Benedicto XVI, podamos redescubrir la belleza e importancia del sacerdote y cada sacerdote, y para contemplar, a la luz de la fidelidad de Cristo, la fidelidad del sacerdote", agregó Mons. Aguirre Franco.

En el acto de inauguración también se hicieron presentes el presidente de Cáritas Internacionalis, el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, el Nuncio Apostólico en México, monseñor Christophe Pierre, el Obispo de Orizaba, México, monseñor Marcelino Hernández y el Obispo de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, México, monseñor Alejo Zabaja Castro.

Por su parte, el cardenal Rodríguez Maradiaga, en una eucaristía que se celebró el segundo día del congreso, hizo un llamado a los sacerdotes presentes a amar su vocación señalando que "el amor no es una teoría", y que la vocación "no es un acontecimiento del pasado, sino de cada día". Igualmente, dijo que "no se puede ser discípulo sólo en la misa dominical y, durante toda la semana, ser discípulos de la televisión o de las frivolidades de las estrellas de cine".

Un llamado a vivir la Fidelidad de Cristo

Más adelante, en una conferencia donde habló sobre la Fidelidad de Cristo, Móns. Rodríguez Maradiaga habló sobre el significado de la palabra discípulo y la importancia de perseverar en la labor como pastores: "Discípulo es el que ha optado por Jesús. El mismo Jesús persevera y nos enseña a perseverar (...) No debemos olvidar que las palabras de Jesús a sus discípulos "ustedes son los que han perseverado..." se dan en el contexto de la pasión (...) Seguir a Jesús y perseverar con él son la misma metáfora".

Continuando con su meditación sobre la Fidelidad de Cristo, el Presidente de Cáritas Internacionalis enfocó el tema desde la perspectiva del amor y, a modo de reflexión, realizó unas preguntas a los sacerdotes presentes: "¿Cómo entendemos ahora la frase: el Sacerdocio es el Corazón de Cristo? ¿Mi ministerio es expresión del Corazón del Padre tal como lo reveló el Corazón de Cristo en la ruptura de fronteras, en la búsqueda y acogida de todo el que está fuera de mi círculo personal, de mi comunidad, e incluso de la vida social?".

Mons. Rodríguez Maradiaga finalizó su intervención hablando sobre la Fraternidad Sacerdotal. Dijo que la Comunión Sacerdotal se desarrolla en la colaboración de una misma obra, donde los "apóstoles y discípulos, enrolados en el mismo servicio del Reino, consagran a él todo su esfuerzo". Asimismo, dijo a los sacerdotes que la voluntad de trabajar en una obra común "crea sentimientos de solidaridad y al mismo tiempo puede ayudar a aceptar los sacrificios que comporta toda cooperación".

De otro lado, Mons. Christophe Pierre, Nuncio Apostólico de México, en una eucaristía celebrada el tercer día del encuentro, hizo un llamado a valorar la propia vocación: "Alégrense y vivan orgullosos de su vocación, y no teman, antes bien, alégrense y esfuércense por ser reconocidos siempre y en todas partes como hombres que han consagrado totalmente su ser y su vida a Jesús".

Con información de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)

Gaudium Press / Sonia Trujillo

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona