Tras la sentencia de la Corte Europea de Estrasburgo: "Nosotros no lo quitamos". Ahora en Italia, crucifijos donde no los había


Roma (Viernes, 06-11-2009, Gaudium Press) En San Remo, ciudad famosa por su festival musical, el alcalde ha ordenado hacer una indagación para poner crucifijos en las escuelas donde no los hay. En Sassuolo, provincia de Módena, la comuna de la ciudad ha comprado 50 para distribuir entre todos los institutos. Lo mismo ha hecho la Junta Provincial de Trapani, que ha ordenado 72, los cuales fueron pagados por el presidente y sus asesores, refiere el cotidiano italiano Avvenire. Numerosas reacciones ha suscitado la decisión de la Corte Europea de Estrasburgo de prohibir el uso de crucifijos en las escuelas de Italia. En las empresas, en la academia, por todas partes, hay repercusiones.

En Montegrotto Terme (Padua), poco después de conocerse la decisión, en los avisos luminosos -que utiliza la administración para comunicarse con los ciudadanos- apareció un crucifijo con el lema ‘Nosotros no lo quitamos'. Por su parte, el alcalde de Trieste asegura: "Mientras esté aquí no se quitará ni siquiera uno." A su vez, el alcalde de Galzignano Terme (Padua), ha emitido una verdadera provocación: obligación de colocar el crucifijo en todos los edificios públicos, tras lo cual se realizarán inspecciones quincenales para garantizar el cumplimiento de la norma y 500 euros de multa para los infractores.

En pocas horas un nuevo grupo en la red social Facebook, "Sì al crocifisso nelle scuole" (Sí al crucifijo en la escuela), recogió más de 24 mil adhesiones y activó una dirección electrónica para enviar comentarios.

No son pocos los que no se quedan en la mera protesta. El alcalde de Asís, además del crucifijo, quiere que en la oficinas públicas se exponga el pesebre, dado que -entre otras cosas- existe una petición para que la Unesco lo reconozca como patrimonio mundial.

De hecho, en el mismo lugar donde se originó la medida, la petición de retiro del crucifijo es un acontecimiento marginal. El decano del Instituto "Vittorino da Feltre", frecuentado por los hijos de la señora que inició el caso ante la Corte Europea, señala que desde el 2002, fecha de la primera acción legal, ninguna familia ha pedido que se retire los crucifijos de las aulas. Esto "demuestra que la integración y la inclusión promovida por la escuela han funcionado".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA