Los sordos escuchan al Papa: El Papa asiste a la conferencia internacional 'Effatá'


Roma (Viernes, 20-11-2009, Gaudium Press) Más de 400 personas, participantes en la Conferencia Internacional "¡Effatá! La persona sorda en la vida de la Iglesia", promovida por el Pontificio Consejo para la Pastoral Sanitaria, cuyo presidente es el arzobispo Zygmunt Zimowski, fueron recibidas por el Santo Padre en el día de hoy.

¿Por qué Effatá? Fue el propio Pontífice quien explicó: "Effatá", que "constituye un paradigma de como actúa el Señor con los no oyentes" y citó el pasaje del evangelio de Marcos cuando "Jesús se retira con un hombre sordo y mudo y después de haber efectuado algunos gestos simbólicos, levanta los ojos al Cielo y le dice: ¡Effatá!, o sea "ábrete". En ese instante (...) el hombre recuperó el oído, su lengua se soltó y habló correctamente".

"Los gestos de Jesús están llenos de atención amorosa y expresan una compasión profunda por el hombre que tiene enfrente: le manifiesta su interés concreto, lo aparta de la confusión de la multitud, hace que sienta su cercanía y su comprensión mediante gestos de denso significado", continuó el Papa.

Entretanto, la sordera física, puede ser símbolo de aquella espiritual: "Indica también -resaltó el Papa- que hay otra forma de sordera de la que la humanidad debe curarse, de la que tiene que ser salvada: es la sordera del espíritu que levanta barreras cada vez más altas a la voz de Dios y del prójimo, sobre todo al grito de ayuda de los últimos y de los que sufren, y encierra al ser humano en un egoísmo profundo y destructivo".

Tras destacar que desde los años Setecientos se vienen multiplicando en Europa las iniciativas que buscan mejorar las condiciones de vida de los no oyentes, el Papa no dejó de señalar "la grave situación en que todavía viven en los países en desarrollo, sea por la falta de políticas y legislaciones apropiadas, sea por la dificultad de acceder a los cuidados sanitarios básicos; la sordera es a menudo una consecuencia de enfermedades que se curarían con facilidad".

Por ello Benedicto XVI hizo un llamado "a las autoridades políticas y civiles y a los organismos internacionales para que brinden la ayuda necesaria para promover, también en esos países, el debido respeto por la dignidad y los derechos de las personas que no oyen, favoreciendo (...) su plena integración social".

Finalmente el Papa convocó a las personas presentes a que sean a su vez anunciadores del mensaje evangélico, como bautizados que también son.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona