Continua polémica en Italia a causa del retiro de los crucifijos


Roma, (Lunes, 09-11-09, Gaudium Press) El crucifijo que simboliza el amor del Padre hacia sus hijos y el sacrificio de Dios para la salvación del hombre, es uno de los símbolos más representativos e importantes dentro de la religión católica.

La imagen de Cristo en la cruz es reconocida en el mundo entero por millones de fieles que ven en ella cruz la entrega total de Dios a los hombres. Entretanto, recientemente son diversos los pronunciamientos generados frente a la exposición de este símbolo en espacios públicos. Por ejemplo, en España, el colegio público Macías Picavea de Valladolid, se vio envuelto en una discusión frente a la pertinencia de la presencia del crucifijo en las aulas de clases, luego de que se emitiera una sentencia pidiendo que estos fueran retirados.

Fue precisamente esto lo que se desató en Italia, a partir del año 2002, cuando la ciudadana italiana de origen finlandés, Soile Lautsi, solicitará al instituto público Vittorino da Feltre, de Abano Terme (Padua), al que asistían sus hijos, que se retirasen los crucifijos del centro educativo.

Lautsi, tras la negativa por parte del instituto, acudió a los tribunales italianos, y después de varios intentos el recurso llegó a manos de la Corte Europea de Derechos Humanos, la cual emitió la semana pasada un fallo a favor, declarando que la presencia de los crucifijos en las aulas es "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos". Además la corte expresa que "no comprende cómo la exposición del crucifijo puede servir al pluralismo educativo, esencial para la conservación de una sociedad democrática".

Reacciones

Múltiples reacciones ha suscitado la decisión de la corte. El Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, declaró que el fallo es "una verdadera perdida", además porque el crucifijo "es símbolo de amor universal, no de exclusión sino de acogida".
En el mismo sentido, el padre Federico Lombardi, expresó en declaraciones emitidas por Radio Vaticano, que "es grave querer marginar del mundo educativo un signo fundamental de la importancia de los valores religiosos en la historia y en la cultura italiana". "Sorprende, además, -continuó el sacerdote- que un tribunal europeo intervenga seriamente en una materia vinculada muy profundamente a la identidad histórica, cultural y espiritual del pueblo italiano. No es este el camino adecuado para atraernos a amar y compartir más la idea europea que, como católicos italianos, hemos sostenido fuertemente desde sus orígenes".

No pocos políticos, como Silvio Berlusconi -quien afirmó que la sentencia es un intento por negar las raíces cristianas de Europa- han develado su descontento frente a la decisión.

La Ministra de educación italiana Mariastella Gelmini afirmó, que "la presencia de los crucifijos en las aulas no significa una adhesión al catolicismo, sino que representa nuestra tradición", pues es innegable no reconocer la influencia de la religión católica en la construcción de la historia italiana.

Giuseppe Fiorentino y Francesco M. Valiante, en L'Osservatore Romano han expresado resumiendo el parecer de muchos que, la decisión de los jueces de Estrasburgo parece inspirada en una idea de laicidad del Estado, que lleva a marginar la contribución de la religión a la vida pública.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona