Consagración de nuevos Terciarios en El Salvador



…Yo pecador infiel, me consagro…

Con frases como esta leídas por varias personas ayer en la Casa de los Heraldos de El Salvador 27 de noviembre del 2009 marcaban su consagración total y leal de ellas a María en el transcurso de la Eucaristía oficiada por nuestro superior Padre Fernando Goya.

Previamente nos recordaba en su homilía el Padre Fernando que dicho acto llevaba a una maravillosa entrega que nos definíamos como esclavos de Nuestra Madre que aunque en la sociedad mundana pudiese sonar como algo inferior, en la vida espiritual es el puesto de privilegio para optar a la mayor recompensa a la que podemos aspirar el ser humano : llegar a Dios a través de su Madre.

Nos hablaba también de los falsos profetas y de las profecías alarmistas y carentes de fundamento que anuncian en repetidas ocasiones en los últimos años la fecha del final del mundo. Nos demostraba su falacia entre otras circunstancias porque las propias revelaciones de Fátima nos dicen claramente que deberán cumplirse primero ciertas situaciones, y lo que es mas determinante es que sólo Dios puede saber cuando ello sucederá.

Al recibir sus túnicas y medallas de consagración impuestas ambas por el Padre Fernando y la colaboración de sus compañeros terciarios para “ vestirse “ exterior e interiormente como miembros de esa élite de servidores de María la emoción impregnó el ambiente en una de las solemnidades mas grandes de nuestras vidas.

Pasaron entonces a unirse a es especie de “ caballería “ que mencionaba recientemente el Cardenal Rodé, sabemos por experiencia que su mundo posee ahora un sentido mucho mas profundo, que en su caminar diario con María en las misiones que se les asignen oirán y contestarán a esas voces imaginarias que sentimos nos dicen :

- ¿ Quienes son ustedes …?

- Heraldos del Evangelio

- ¿ Que hacen …?

- Servir a la Santísima Virgen Maria bajo mandato de nuestros superiores

- ¿ Que quieren conseguir con ello ?

- Nuestra segura victoria en conjunto con las demás fuerzas de la Iglesia

_ ¿ Cual …?

- Una que se denomina “ Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará “

- ¿ A donde quieren llegar con eso ?

- A Dios a través de su Madre.

¡ Felicidades hermanos en Cristo y en María !, como Terciarios aquí tenéis nuestra mano siempre extendida, no duden de apoyarse en ella cuando la necesiten incondicionalmente, juntos con María podemos cambiar el mundo ¡ no lo duden !

¡ Salve María ¡

En Jesús y María

Carlos Boveda

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA