Chiquitunga, primera mujer paraguaya camino a los altares de los santos


Asunción (Martes, 17-11-2009, Gaudium Press) La vida, la devoción, el sufrimiento y el testimonio de una mujer creyente paraguaya, a quienes muchos de sus compatriotas califican como santa, serán objeto de un encuentro nacional de admiradores y estudiosos de su vida religiosa. Se trata de María Felicia de Jesús Sacramentado, más conocida como Chiquitunga Guggiari, la primera paraguaya que está camino a ser declarada santa, será el tema central de un congreso organizado por los 50 años de su muerte.

El encuentro arranca hoy martes a las 19 horas, y se extiende hasta el domingo 22. La actividad se desarrolla en el salón Conferpar (Quesada 4.336 casi Mariano Molas).

Las jornadas girarán en torno al testimonio de vida y experiencia de Dios de la paraguaya, quien a inicios de este año recibió el título de Sierva de Dios por parte del Vaticano. Ese título es el primer grado que la Iglesia Católica otorga a una persona candidata a ser santa.

La inauguración del congreso es a las 19 horas, al igual que la exposición con Jorge Presentado, delegado provincial carmelita, el sacerdote Julio Félix Barco y Mons. Pastor Cuquejo, Arzobispo de Asunción.

Mañana, de las 18 a las 19 horas, se realizará un diálogo con las hermanas de Chiquitunga. Luego, de 19.30 a 21.30, Sady Saguier hablará sobre la vida de la carmelita y el padre Flaminio Benítez se referirá a la vocación y realización personal de cada ser humano, en base a la vida de Chiquitunga Guggiari.

El jueves 19, de 18 a 19, darán declaraciones las personas que la conocieron, y de 19.30 a 21.30 hablará sobre su testimonio y mensaje de juventud el padre Pedro Tomás Navajas, quien vendrá desde España. Así también, Julio Félix Barco, de Uruguay hablará sobre religiosidad popular e interioridad.

Entre otras actividades, se proyectará el audiovisual Jazmines del alma, sobre la vida de Chiquitunga, preparado por el realizador nacional Juan Carlos Maneglia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona