Católicos tienen que anunciar a Cristo en Internet, dice autoridad vaticana


El Secretario del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Mons. Paul Tighe, señaló que los católicos, cuando están en Internet, "no anuncian un mensaje cualquiera" sino que están allí también para "anunciar, explicar, profundizar la Palabra de Cristo, que puede tocar los corazones de todos y que nos invita continuamente a un camino común de fe y servicio".

Así lo expresó el Prelado en su intervención en la reunión de la Comisión Episcopal Europea para los Medios (CEEM) que se realizar en el Vaticano. Seguidamente resaltó la importancia de que los católicos entiendan y conozcan la potencialidad de Internet. "El desafío para nosotros hombres de Iglesia está en pensar en cómo podemos estar presentes en este mundo de manera útil e inteligente. No es solo un problema tecnológico. Es necesario encontrar una estrategia, el lenguaje justo para expresar los contenidos de nuestro ministerio, de nuestra misión, un lenguaje que no sea solo textual sino también visual, que atraiga al visitante también con las imágenes", dijo el Prelado.

Al hablar luego del desafío del relativismo, Mons. Tighe destacó que para vencerlo es "fundamental dar información veraz, correcta, irrefutable, dar respuestas concretas a las preguntas más urgentes. También en el mundo de la interactividad, el relativismo se combate con la certeza, con la verdad".

En la sesión de este viernes también intervinieron Christian Hernández Gallardo, de Facebook, Christophe Muller, directo de las sociedades de YouTube en el sur y este de Europa, Medio Oriente y África, Delphine Ménard, de Wikimedia France, y Evan Prodromou, de Status.net-identica.ca; quienes han explicado la filosofía, la metodología y el funcionamiento de los instrumentos que manejan en sus empresas, instrumentos que llegan a todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona