Presidente del Pontificio Consejo de la Salud pide a los enfermos de todo el mundo que recen por los sacerdotes


Ciudad del Vaticano (Miércoles, 14-10-2009, Gaudium Press) El nuevo presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral en el Campo de la Salud, Mons. Zygmunt Zimowsky, escribió con ocasión del Año Sacerdotal una carta ‘a los enfermos y los que padecen en el mundo'. Mons. Zimowski también es uno de los participantes de Sínodo sobre el África.

"En la figura del sacerdote al lado de la persona enferma está presente el propio Cristo, que perdona, cura, fortalece, sostiene sus manos". De esta manera, Mons. Zimowski recuerda en la carta la importancia de los sacerdotes.

"Queridos hermanos y hermanas enfermos, el presidente les pide que confíen sus oraciones y la oferta de sus sufrimientos al Santo Padre, obispos y sacerdotes de todo el mundo, de manera especial a los que están enfermos. Les pide también que recen por las nuevas vocaciones sacerdotales y religiosas. Especialmente por la peregrinación de los capellanes hospitalarios que acontecerá con ocasión del jubileo del Pontificio Consejo, el próximo mes de abril, en Lourdes y en Ars", dijo el presidente del Pontificio Consejo.

Monseñor pidió también oraciones por la beatificación y canonización del Papa Juan Pablo II.

A los enfermos, sugirió "redescubrir la belleza de la oración del Santo Rosario en beneficio del Santísimo Sacramento" y "ofrecer el primer viernes y el primer sábado como días para la eucaristía". Les recordó también que pueden recibir indulgencias especiales rezando por los padres durante el Año Sacerdotal.

El Pontificio Consejo para la Pastoral en el Campo de la Salud celebrará en junio de 2010 el 25° aniversario de su institución. El dicasterio fue fundado por el Papa Juan Pablo el 11 de febrero de 1985, en memoria de la Beata Virgen María de Lourdes. Mons. Zimowski, fue nombrado por el Santo Padre para el cargo en abril de 2009.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona