Benedicto XVI anuncia realización del Sínodo sobre el Oriente Medio el año que viene


Ciudad del Vaticano (Lunes, 26-10-2009, Gaudium Press) "¡Sean sal y luz en la amada tierra africana!". Así pidió el Papa Benedicto XVI a los fieles africanos durante la ceremonia del Ángelus de este domingo. Entretanto, antes de recitar la tradicional oración mariana, el Pontífice celebró la misa de conclusión de la II Asamblea Especial para el África del Sínodo de Obispos. Benedicto XVI también aprovechó la ocasión para revelar que el próximo año será realizado un Sínodo sobre el Oriente Medio. En Chipre, durante su próximo viaje apostólico, el Pontífice ya recibirá el "Instrumentum laboris", documento preparativo para una Asamblea.

Antes de la oración, el Papa habló un poco sobre el recién concluido Sínodo sobre el África. Él observó que la Iglesia tiene como una de sus mayores contribuciones el anuncio del Evangelio y la acción de promoción humana. Benedicto XVI confió a todos los cristianos africanos la entrega del "Mensaje Final" de la Asamblea, que "reúne la experiencia, la espera, los proyectos, y ahora retorna al África, llevando la riqueza" del Sínodo.

En su habitual saludo en las diversas lenguas de los fieles presentes en la Plaza, Benedicto XVI dirigió un saludo particular a los participantes de la misa de beatificación de una de las grandes figuras de la Iglesia del siglo pasado, Mons. Carlo Gnocchi, padre de los mutilados, iniciador de una fundación que cuida de enfermos, ancianos y deficientes.

En otras lenguas (inglés, alemán, polaco), el Papa nuevamente habló sobre el Sínodo del África. Él también se dirigió a los fieles en portugués y español.

"Saludo con afecto a los fieles de lengua española. Con la celebración eucarística en la Basílica de San Pedro ha concluido esta mañana la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de Obispos. En un clima de profunda y fraterna comunión eclesial, hemos escuchado testimonios elocuentes del gran dinamismo misionero de la Iglesia africana, así como de los importantes desafíos que tiene que afrontar en el momento presente. Pidamos al Señor, por intercesión de la Santísima Virgen María, que conceda al Pueblo de Dios en África un renovado impulso evangelizador, al servicio de la reconciliación y la paz. ¡Feliz domingo!"

En portugués, el Papa saludó a los fieles venidos de diócesis brasileñas paulistas:
"Dirijo ahora un saludo cordial a los peregrinos de lengua portuguesa, de modo particular a los grupos de las diócesis brasileñas de Jundiaí y San Carlos, deseando que la venida a Roma fortalezca vuestra fe y os llene de paz y alegría en Cristo. La Santísima Virgen guíe maternalmente vuestros pasos. Acompaño estos votos, con mi Bendición Apostólica."

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona