En encuentro final por visita ad limina, Papa dice a obispos venezolanos que ayuden a su país con evangelización


Ciudad del Vaticano (Lunes, 08-06-2009, Gaudium Press) 50 obispos venezolanos encerrando su visita ad limina Apostolorum fueron recibidos hoy de mañana por el Papa Benedicto XVI en el Vaticano. Todos hacen parte de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

En el encuentro, después del discurso del arzobispo de Maracaibo y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Ubaldo Ramón Santana Serquera, que criticó lo que llama de "fractura" lo que el proyecto político de Hugo Chávez viene haciendo al país, el Papa agradeció la presencia de los presentes y recomendó que, para enfrentar la "situación difícil por que la que pasa el país", los obispos necesitarán "enraizar todavía más el Evangelio en la población".

Benedicto XVI resaltó que las dificultades de esa misión evangelizadora son siempre mayores, y hoy están agravadas por la crisis económica mundial. Como estímulo a los obispos, Benedicto XVI citó la tarea de evangelización que es la Misión para Venezuela, campaña paralela a la Misión Continental promovida en Aparecida, en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. De acuerdo con el pontífice, la entrega y el sacrificio de los religiosos "serán fecundos".

Para él, es importante el esfuerzo de los obispos venezolanos "por irradiar la luz del Evangelio sobre acontecimientos de gran relevancia que dicen respecto al país, sin otro interés que la más genuina difusión de los valores cristianos, a fin de facilitar la búsqueda del bien común, de la armonía y de la estabilidad social".

Benedicto XVI recordó a los obispos la necesidad de una vida espiritual: "el ministerio pastoral debe ser un reflejo coherente de Jesús, siervo de Dios, con la vocación y la santidad siempre en primer lugar". Enseguida, se centró en la comunión afectiva y efectiva entre los pastores y el pueblo de Dios:

"Esta unidad, que hoy y siempre debe ser promovida y expresa visiblemente, será fuente de consuelo y eficacia apostólica en su ministerio" - dijo. En este sentido, el papa recomendó a los obispos la atención pastoral a los sacerdotes, que deben ser tratados con fraterna amistad. "Eso los ayudará a desempeñar con abnegación y a acoger con

espíritu filial, cuando necesario, las advertencias sobre aspectos que pueden mejorar o corregir".

Concluyendo, el Papa expresó su disponibilidad de apoyo, solicitud y proximidad espiritual, pidiendo a los obispos que lleven su cariñoso saludo a todos los miembros de la Iglesia en Venezuela: obispos eméritos, sacerdotes, religiosos y laicos, especialmente a las parejas, jóvenes, ancianos y personas que sufren. Benedicto XVI invocó la protección de Nuestra Señora de Coromoto, y concedió su bendición.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona