A pocos días de su visita, el Papa pide rezar por la paz en Tierra Santa


Al recibir este mediodía (hora de Roma) a los miembros de la "Papal Foundation", el Papa Benedicto XVI hizo un llamado "unirse a mí en oración por todos los pueblos en Tierra Santa y por esta región, para que puedan recibir los dones de la reconciliación, la esperanza y la paz".

Al iniciar su saludo, el Santo Padre recordó que "San Pablo nos recuerda cómo toda la raza humana ruega Dios por la gracia de la paz".

"En solo unos días, tendré el privilegio de visitar Tierra Santa. Voy como peregrino de paz. Como bien saben, por más de 60 años, esta región –la tierra del nacimiento de Nuestro Señor, su muerte y Resurrección, un lugar sagrado para las tres religiones monoteístas más grandes del mundo– ha estado plagada por la violencia y a injusticia. Esto ha llevado a una atmósfera general de desconfianza, incertidumbre y temor: llevando con frecuencia a enfrentar a prójimo contra prójimo, hermano contra hermanos".

Por ello, el Papa exhortó a que "mientras me preparo para este significativo viaje, os pido de manera especial que se unan a mí oración por los pueblos de Tierra Santa y por esta región; para que puedan recibir los dones de la reconciliación, la esperanza y la paz".

Luego de recordar que esta reunión anual de la Papal Foundation se da en un año marcado por la crisis económica global, el Pontífice señaló que "como cristianos somos conscientes, sin embargo, de que es especialmente en tiempos difíciles en los que tenemos que trabajar aún más duro para asegurar que el mensaje consolador de nuestro Señor sea escuchado. En vez de encerrarnos en nosotros mismos, tenemos que seguir siendo portadores de esperanza, fuerza y apoyo para otros, especialmente para quienes no tienen a nadie que los cuide o asista".

Por esta razón, continuó Benedicto XVI "me es grato tenerlos aquí. Ustedes son ejemplo de buenos hombres y mujeres cristianos que siguen afrontando los desafíos que enfrentamos con valor. Ciertamente, la misma Papal Foundation, a través de la gran generosidad de muchos, lleva a cabo una valiosa ayuda que debe ser realizada en el nombre de Cristo y su Iglesia. Por su sacrificio y dedicación, estoy muy agradecido por vosotros: gracias a su apoyo el mensaje de Pascua de alegría, esperanza, reconciliación y paz puede ser más ampliamente proclamado".

Finalmente y confiando a los presentes a la "amorosa intercesión de la Virgen María" que es "nuestra Madre y la Madre de la Esperanza", el Papa impartió su "Bendición Apostólica a ustedes y a sus familias como un ruego de alegría y paz en el Salvador Resucitado".

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona