Harvard apoya comentarios del Papa Benedicto XVI


A la pregunta de un periodista francés sobre la postura de la Iglesia en torno al SIDA, Benedicto XVI respondió que “no se puede resolver simplemente con la distribución de preservativos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema”. La solución, añadió el Papa, se logrará con la “humanización de la sexualidad”.

Los días siguientes, portavoces de gobiernos europeos criticaron duramente estas palabras. El secretario general del Ministerio de Sanidad español “pidió al Papa entonar el ‘mea culpa’ porque está dando un mensaje contrario a la evidencia científica”.

Ahora, uno de los expertos más acreditados en investigación sobre prevención del SIDA da la razón a Benedicto XVI: “Las evidencias que tenemos apoyan sus comentarios. No podemos asociar mayor uso de preservativos con una menor tasa de SIDA”.

Son palabras del director del Proyecto de Investigación de Prevención del SIDA de Harvard, Edward Green, quien afirma también: “El Papa tiene razón. Nuestros mejores estudios muestran una relación consistente entre una mayor disponibilidad de preservativos y una mayor (no menor) tasa de contagios de SIDA”.

“También me di cuenta de que el Papa dijo que la monogamia era la mejor respuesta al SIDA en África. Nuestras investigaciones muestran que la reducción del número de parejas sexuales es el más importante cambio de comportamiento asociado a la reducción de las tasas de contagio”.

Es más, Green sostiene que el modelo en la lucha contra esta enfermedad sigue siendo el ugandés, donde el gobierno adoptó en los años 80 un programa que decía “quédate con tu pareja o sé fiel”.

Para Green es claro el proceso de Uganda, donde se instruye a la aborígenes para que no se hundan en la promiscuidad. Este terruño ha conseguido disminuir su tasa de infección en dos tercios porque ha impulsado la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad después de los esponsales. El analista reveló que los dos imperios africanos con las tasas más altas de contagio del orbe, son Botswana y Swazilandia, que han lanzado campañas para estimular a la fidelidad y a la monogamia.

“Allí, los programas han intentado modificar los comportamientos sexuales a un nivel más profundo”.

Resulta que el Papa tiene razón, lástima que ni los medios ni los políticos parece que están dispuestos a rectificar. Pienso que el problema es más de intereses que de salud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?