Brasil: Tercer aniversario del Fondo Misericordia


SAO PAULO,(7/04/2009).- El Fondo Misericordia ha cumplido el tercer aniversario en su labor de prestar ayuda material a las comunidades de la Iglesia en sus tareas evangelizadoras. Este proyecto durante sus tres años de existencia ha auxiliado a un incontable número de brasileños, ya sea en la construcción y reformas de seminarios, iglesias y conventos, ya sea en el mantenimiento de hospitales, asilos y guarderías; incluso en la compra de vehículos y embarcaciones que facilitan la acción misionera y, también, en la distribución de alimentos a comunidades más carentes.
Desde su inicio, hace tres años, el Fondo Misericordia ha destinado recursos a más de cuarenta ciudades de diferentes Estados brasileños. Sólo en el año 2008 fueron beneficiadas diez arquidiócesis, dieciocho diócesis, dos prelaturas, cuarenta y nueve parroquias, veintitrés conventos, tres congregaciones de vida consagrada, cinco entidades de beneficencia, un hospital, una escuela, ocho guarderías y una asociación cultural.
El Fondo Misericordia -creado y administrado por los Heraldos del Evangelio- recurre a la generosidad de los colaboradores y afiliados de la Asociación y se les expone las apremiantes necesidades de las instituciones religiosas, las parroquias y las entidades consideradas de interés social. Con el fin de garantizar la ideoneidad de cada proyecto presentado éste debe contar con la respectiva autoridad religiosa del lugar.
"La propuesta más reciente surge con miras a favorecer al asilo Hogar Nuestra Señora de las Mercedes, de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, localizado en la ciudad de San Cayetano del Sur. Esta institución acoge a un gran número de personas ancianas y sin recursos y que, en muchos casos no tienen familia", dice el Padre Lorezo Ferronatto, EP uno de los directores del Fondo Misericordia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?