Sí al genio femenino, a la vida y la familia, plantean delegadas católicas en Roma


Convocadas por el Presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, Cardenal Renato Raffaele Martino, unas 100 delegadas de organizaciones que trabajan por la promoción de los derechos de la mujer plantearon la necesidad urgente de decirle sí al genio femenino, a la vida y la familia, para promover adecuadamente la defensa de los derechos humanos.

Así lo hicieron en un reciente encuentro sobre el papel de las mujeres en la promoción de los derechos humanos, desarrollado en Roma el pasado fin de semana del 20 y 21 de marzo. En este evento, las representantes hablaron de la necesidad de edificar una cultura de paz a través de la educación y la lucha contra la pobreza; además de denunciar el lenguaje mistificador que con frecuencia acompaña a las leyes contrarias a la mujer, auspiciando una movilización general de las conciencias.

Entre las ponencias de este encuentro estuvieron las de "Vida, Familia y desarrollo en la perspectiva de la Iglesia", de la lituana Irina Egle Laumenskaite, de la Universidad de Vilnius; "La Maternidad", de la española María Lacalle Noriega, de la Universidad madrileña Francisco de Vitoria; los desafíos de la bioética, dada por Mareike Klekamp, de Alemania; las implicaciones de naturaleza socio-económica del mundo femenino, a cargo de la hermana Alessandra Smerilli, del Auxilium".

En su intervención, y recordando el llamado a desarrollar y potencia el "genio femenino" del que han hablado claramente Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Cardenal Martino reiteró la urgencia de decirle sí a Dios y a la vida, sobre todo ante la amenaza de la pobreza, a la violencia de la guerra, al aborto y la eutanasia, a la manipulación genética, en resumen a las viejas y nuevas esclavitudes.

Ante los desafíos para las mujeres, el Purpurado ha alentado un "nuevo feminismo alimentado por la fuerza liberadora del Evangelio" capaz de enfrentar valerosamente "todos los baches culturales –los del subdesarrollo y del superdesarrollo– que mortifican la integral dignidad de la mujer y sus derechos fundamentales como persona, impidiendo su aporte para el desarrollo".

Por eso, explicó el Cardenal en línea con lo explicado por el Papa Benedicto XVI "no habrá ningún nuevo feminismo sin Dios, si no se descubre a este Dios como Amor".

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona