Encuentro de los Heraldos del Evangelio en la ciudad de Guimaraes, Portugal





Este último fin de semana, más de 2300 personas estuvieron reunidas en la ciudad de Guimaraes, Portugal para participar en un encuentro regional de las familias que reciben mensualmente el Oratorio del Inmaculado Corazón de María, y también de las personas que habitualmente intercambian correspondencia de la Asociación Custodios de María.
Inspirado en las palabras de la Santísima Virgen de Fátima y en las recientes declaraciones del Papa Benedicto XVI, este encuentro tuvo como lema "El rosario: la oración de la paz".
Acompañados de los cantos "Nuestra Señora Madre de Jesús" y "Bendecimos tu nombre", se realizaron los cortejos iniciales con dos bellas imágenes, del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, conducidas por jóvenes de los Heraldos del Evangelio.

El Padre Luiz Henrique Oliveira Alves, superior de los Heraldos del Evangelio en Portugal, dirigió unas palabras refiriéndose al significado de la Cuaresma y su aplicación a la vida concreta de los participantes.
Luego de la proyección del resumen de las actividades evangelizadoras de los Heraldos del Evangelio durante el año 2008, fue presentada por el sector juvenil una representación teatral sobre la importancia del rezo del rosario en familia.
Como cierre de esta jornada fue celebrada una solemne Eucaristía, que finalizó con la adoración del Santísimo Sacramento.
El primer oratorio del Inmaculado Corazón de María fue bendecido por el Papa Juan Pablo II a inicios del año 2001. Después de 8 años se ha extendido en todas las diócesis de Portugal, en más de 800 parroquias.
Ya son más de 100 mil familias beneficiadas en Portugal por la visita mensual del Oratorio en sus hogares, constantándose innumerables beneficios con estas visitas, especialmente en la línea de verdaderas conversiones y enmienda de vida.

Enviado por Asesoría de Prensa - Heraldos del Evangelio.

imprensa@arautos.com.br

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA