Pide Benedicto XVI que la Cuaresma sirva para intensificar lo que alimenta el alma



El Miércoles de Ceniza es el día señalado por la Iglesia para marcar el inicio de la cuaresma, que son 40 días y asocian al mundo católico a un clima de penitencia, conversión y renovación. Será mañana y todos los cristianos recibirán una cruz en la frente con las cenizas obtenidas al quemar las palmas benditas del Domingo de Ramos que pasó.

Palabra sagrada.
El papa Benedicto XVI emitió en estos días un comunicado dirigido a los cristianos que invita a reflexionar sobre el ayuno, difundido por la agencia católica AICA. “Parece que la práctica del ayuno ha perdido un poco su valor espiritual y ha adquirido más bien, en una cultura marcada por la búsqueda del bienestar material, el valor de una medida terapéutica para el cuidado del propio cuerpo”, dice y agrega: “está claro que ayunar es bueno para el bienestar físico, pero para los creyentes es, en primer lugar, una terapia para curar todo lo que les impide conformarse a la voluntad de Dios”.
Este año el Papa pidió que se valore la Cuaresma para alejar todo lo que distrae al espíritu y para intensificar lo que alimenta el alma y la abre al amor de Dios y del prójimo. “Pienso, especialmente, en un mayor empeño en la oración, en la lectio divina, en el sacramento de la reconciliación y en la activa participación en la Eucaristía, sobre todo en la misa dominical. Con esta disposición interior entremos en el clima penitencial de la Cuaresma”, finaliza el comunicado.

Ayuno y abstinencia
Cuando se habla de ayuno, no sólo se refiere a la privación de alimentos materiales, sino también a la de ciertas satisfacciones del cuerpo. Es obligatorio cumplirlo el Viernes Santo y el Miércoles de Ceniza y consiste en hacer una sola comida fuerte en el día. La abstinencia es no comer carne y es obligatorio para todos los cristianos a partir de los 14 años. Se guarda abstinencia el Miércoles de Ceniza y todos los viernes de Cuaresma, hasta el Viernes Santo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona