Milán, sede del VII Encuentro Mundial de las Familias en 2012


“La familia, el trabajo y la fiesta”, será el tema, según anuncia el Papa.

La ciudad italiana de Milán será la sede del próximo Encuentro Mundial de las Familias en 2012, según anunció Benedicto XVI este domingo.

En un mensaje televisivo en directo dirigido a los peregrinos que participaban en la misa de clausura del Encuentro de las Familias celebrado en la Ciudad de México, el Santo Padre reveló que el tema de la futura asamblea será “La familia, el trabajo y la fiesta”.

Hablando en español, el pontífice dio las gracias al cardenal Dionigi Tettamanzi, arzobispo de Milán por “su amabilidad al aceptar este importante compromiso”.

Después de que el Papa concluyera, el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, tomó la palabra para revelar que ese encuentro tendrá lugar en la primavera de 2012.

El evento, siguió informando el purpurado italiano a los peregrinos, se enmarca en un recorrido eclesial y civil de la ciudad de Milán que prevé la celebración, en 2013, de un gran evento de carácter ecuménico e interreligioso para promover la libertad religiosa, al celebrarse los 1.700 años del edicto emitido por esa ciudad por el emperador Constantino (año 313).

Asimismo, el cardenal recordó que Milán acogerá en el año 2015 la exposición universal con el tema “Alimentar el planeta, energía para la vida”.

Y hablando en español el cardenal Antonelli se despidió de los peregrinos que llenaban la explanada del Santuario de Nuestra Señor de Guadalupe con estas palabras en español: “Nos vemos en Milán si Dios quiere”.

Los Encuentros Mundiales de las Familias fueron creados por Juan Pablo II, quien convocó el primero en Roma, en el año 1994, con motivo del Año Internacional de la Familia convocado por las Naciones Unidas.

Los siguientes encuentros se han celebrado en Río de Janeiro (1997), Roma (2000, año del gran Jubileo), Manila (2003) y Valencia (2006) y México (2009).

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona