El Papa nombra nuevo Obispo en Argentina


El Papa Benedicto XVI nombró como Obispo auxiliar de Buenos Aires (Argentina) a Mons. Luis Alberto Fernández, hasta ahora Vicario general de la Diócesis de Lomas de Zamora.

Monseñor Luis Alberto Fernández nació el 26 de octubre de 1946 en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires y fue ordenado sacerdote en Roma el 29 de junio de 1975 por el Papa Pablo VI.

En 1991 obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Católica Argentina "Santa María de los Buenos Aires", y entre 1991 y 1992 se especializó en Liturgia en la Universidad de Cataluña (Barcelona, España).

Desde su ordenación se ha desempeñado en los siguientes cargos: de 1975 a 1978, vicario parroquial de la iglesia catedral Nuestra Señora de la Paz; de 1978 a 1988 Vicerrector del Seminario Diocesano de Lomas de Zamora, de 1988 a 1991 Rector del Seminario.

En 1992 fue designado Vicario general de la Diócesis. Desde aquella fecha hasta 2008 fue miembro del Colegio de Consultores Diocesanos, y de 1992 a 2006 fue presidente de la Junta Regional de Educación Católica.

Fue también delegado de la Región de Buenos Aires en la Comisión Episcopal de Liturgia y Presidente de la Sociedad Argentina de Liturgia (SAL).

El 28 de marzo de 1999 el Papa Juan Pablo II lo nombró Prelado de Honor de Su Santidad.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Hola!

Le cuento que mientras actualizaba mi curriculum, hace unos meses me puse a estudiar Periodismo Digital...

En compañía de San Francisco de Sales y San Pablo, modelos de Comunicación y Evangelización, y junto a cuatro compañeros (desde Bolivia, México, Costa Rica/USA, Y El Salvador) con quienes llevamos el curso-seminario on-line de Periodismo Digital, que imparte el CICS de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, les dedico este episodio titulado: Comunicación perfumada de Amor...

El link es: http://levantateysalacaminar.podomatic.com/

¡Que tenga una semana preciosa!

Jesús lo ama.

Luisa de PERU

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?