Card. Scherer, delegado del Papa al 30º aniversario del Beagle


El Santo Padre Benedicto XVI nombró al cardenal Odilo Pedro Scherer, arzobispo de San Pablo (Brasil), su enviado extraordinario en misión especial para el acto conmemorativo del 30º aniversario del inicio de la Mediación pontificia entre la Argentina y Chile que evitó una guerra por el conflicto en el Canal Beagle, que tendrá lugar en el Monte Aymond, el viernes 5 de diciembre.

La Misión Pontificia, que estará presidida por el cardenal Scherer, estará integrada por monseñor Adriano Bernardini, nuncio apostólico en la Argentina; monseñor Giuseppe Pinto, nuncio apostólico en Chile; monseñor Juan Carlos Romanín SDB, obispo de Río Gallegos y representante del episcopado argentino: y monseñor Francisco Javier Prado Aránguiz SS.CC, obispo emérito de Rancagua (Chile) y representante del episcopado chileno

El cardenal Scherer llegará a Buenos Aires a las 23 del próximo miércoles 3 de diciembre, y regresará al Brasil el sábado 6.

El programa prevé que la delegación partirá el jueves 4, a las 15, del Aeroparque de la ciudad de Buenos Aires hacia Punta Arenas (Chile) donde a las 21 se encontrará con las señoras presidentas de ambos países y a las 22 habrá una cena oficial.

El viernes 5, a las 7.30, el delegado pontificio presidirá una celebración eucarística en la catedral de Punta Arenas. Luego las presidentas de la Argentina, Cristina Fernández de Kerchner, y de Chile Michelle Bachelet, descubrirán una placa de homenaje al difundo papa Juan Pablo II. Posteriormente, en el avión presidencial partirán hacia Río Gallegos, desde donde se dirigirán, por la ruta nacional 3, al Monte Aymond, de 279 metros de altura, situado en la frontera que divide a ambos países, a 63 kilómetros de Río Gallegos. Allí, el delegado de Benedicto XVI bendecirá la piedra fundamental de un monumento conmemorativo que se emplazará en el lugar y además dará a conocer un mensaje del Santo Padre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona