Camerún y Angola esperan con entusiasmo la visita de Benedicto XVI


Después del anuncio de Benedicto XVI, durante la Misa conclusiva del Sínodo de los Obispos el pasado domingo, de que el próximo marzo visitará Camerún y Angola, en ambos países africanos está creciendo el entusiasmo y ya han comenzado los preparativos.

"Estamos agradecidos al Santo Padre por haber aceptado la invitación de la Conferencia Episcopal local y del Jefe del Estado a visitar Camerún", declara a la agencia Fides monseñor Eliseo Antonio Ariotti, Nuncio Apostólico en Camerún y Guinea Ecuatorial.

"Ya han comenzado los preparativos para la visita de Su Santidad. En particular la Conferencia Episcopal de Camerún ha puesto en marcha disposiciones para hacer que la visita del Papa sea una ocasión de crecimiento espiritual para el país", añadió, definiendo a la Iglesia en Camerún como "una realidad viva en la que se advierte un fuerte fervor religioso".

La visita de Benedicto XVI, constata el Nuncio, se remite a la de 1995 de Juan Pablo II para presentar la Exhortación Apostólica post-sinodal "Ecclesia in Africa", al término del primer Sínodo para África de 1994.

El Papa ha elegido Camerún para presentar el documento preparatorio del segundo Sínodo para África - que se celebrará en octubre de 2009 - probablemente porque Camerún está en el centro del continente africano y donde se habla tanto inglés como francés. "Por tanto ha parecido una elección lógica para presentar el nuevo documento a todos los obispos africanos", observa el Nuncio.

Monseñor Giovanni Angelo Becciu, Nuncio Apostólico en Luanda, afirma también que la noticia de la visita papal "ha sido acogida con alegría y sorpresa por parte de la comunidad eclesial y de toda la población".

"El País vive ahora con esperanza esta próxima visita", explica, señalando que ésta "marca una etapa en el camino de de reforzamiento de la evangelización y es un aliciente para todos los católicos para redoblar su empeño misionero".

"El Papa además vendrá a bendecir el proceso de consolidación de la paz puesto en marcha en el año 2002, y los progresos económicos registrados en los últimos años, pero cuyos beneficios deben extenderse a toda la población, especialmente a sus estratos más pobres, para promover un desarrollo justo y equilibrado del país", afirma.

La prima visita de este Pontífice a África servirá también para dar esperanza a todo el continente, que lucha contra la guerra, la pobreza y las epidemias.

"Todos los países de África están viviendo un momento difícil -confiesa en Nuncio en Camerún a Radio Vaticano-. Mucha gente quiere abandonar el continente, pero es necesario animar a las poblaciones a dar lo mejor de sí mismas para su propio desarrollo social".

"Creo que Camerún, como país de África central relativamente en paz, que intenta resolver sus propios problemas, puede ser un ejemplo de amor fraterno -añade-. La esperanza es que este amor fraterno, en el que el Papa se ha inspirado, pueda ser -anunciado desde Camerún- un valor que animará a todos los países de África".

Monseñor Becciu ha revelado, en declaraciones a la emisora vaticana, que la visita papal es vista "como un momento para consolidar también el desarrollo socioeconómico" de Angola. "Se espera que la voz del Papa pueda abrir nuevos caminos para un mayor respeto de la justicia social. En todos hay la sensación de que la elección del Santo Padre de venir a Angola ha sido una respuesta a su empeño en hacer salir al país de los periodos oscuros".

"La realidad de la Iglesia hoy en Angola conoce momentos también de dificultad, pero hay un continuo florecer de comunidades nuevas, de vocaciones -constata-, hay un gran fervor y entusiasmo en la gente, en la fidelidad a la Iglesia y al Evangelio. Hay muchas realidades consoladoras y reconfortantes".

Angola, por otro lado, fue el primer país del África subsahariana en ser evangelizado. El primer bautismo se remonta a 1491, un año antes del descubrimiento de América.

Angola tiene una población de más de 16 millones de habitantes. Los católicos son 8.334.000, distribuidos en 18 diócesis con 283 parroquias.

Camerún tiene más de 17 millones de habitantes, los católicos son 4.700.000, distribuidos en 24 diócesis con 808 parroquias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona