REPUBLICA DOMINICANA - Celebrado el Acto de Consagración de la nación al Inmaculado Corazón de Maria

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, el obispo monseñor Antonio Camilo, durante la homilía.
El Episcopado dominicano celebró la consagración de la República Dominicana al Inmaculado corazón de María, con motivo del día de Virgen de las Mercedes el pasado 24 de septiembre . El acto de consagración fue realizado de forma simultanea en todas las diócesis de la República Dominicana y fue encabezada por el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Presidente de la Conferencia Episcopal, en el Santo Cerro de La Vega.

En la misa de consagración de la Virgen Nuestra Señora de Las Mercedes en el Santo Cerro el Cardenal Nicolás de Jesús, condenó, la corrupción, la inmoralidad, los crímenes, la pobreza y la confusión y consideró especialmente el narcotráfico como un mal perverso y desgraciado reclamando más acciones para enfrentarlo y para proteger a la familia y a la sociedad de su amenaza. Así mismo, imploró a Dios para que ayude a “perseverar la fe católica en el servicio de Cristo” pidiendo “su reino de justicia, amor y paz y la fuerza de su espíritu para vencer el egoísmo, el odio, la maldad y la mentira”. Abogó porque se fortalezca la fe del pueblo, que aliente la esperanza de una Patria mejor y poder así alcanzar una verdadera conversión como fieles discípulos del Señor, formando comunidad para ser misioneros de la nueva evangelización. En el cacto de consagración pidió especialmente a la Virgen Santísima para que proteja las instituciones, sobre todo la familia, los niños y jóvenes.

En Santo Domingo el acto principal tuvo lugar en la catedral presidido por el Obispo Auxiliar Mons. Pablo Cedano. Comenzó la ceremonia con un “cenáculo” de oración durante el cual se rezaron los cuatro misterios del Rosario y culminó con la Santa Misa a las 12:00 horas. “En esta ocasión – explicó el Obispo en su homilía - la iglesia católica dominicana se pone de rodillas por la situación del país, y hace plegarias por los delincuentes, por los traficantes de drogas, por los que están involucrados en ese negocio, la pobreza y por los daños debido a las tormentas”. Para el Obispo la situación actual no es muy distinta de la otra épocas difíciles, pues si bien “ahora la guerra no se llama la tercera mundial”, sin embargo hay otras guerras: “las guerras de hoy son de enfrentamientos, droga, delincuencia, pornografía, sexo, del tener a como sea, contra la vida antes de nacer, contra la familia y contra cada ser humano que camina por las calles con inseguridad”. Mons. Cedano realizó un llamamiento a la comunidad cristiana católica a participar en la misión que tendrán todas las arquidiócesis en marzo del próximo año, para consagrar sus familias a Dios.

Por su parte el Arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Santiago, Mons. Juan Antonio Flores Santana, destacó la necesidad de aferrarse al corazón inmaculado de María para salir de los males actuales. “El pueblo dominicano debe estar permanentemente en oración al Todopoderoso para que libre a la familia dominicana de esos males, y se logre la paz y la concordia”, subrayó. Pero destacó sin embargo, que la consagración al corazón de María no es una fórmula mágica para resolver los problemas del país, sino que los dominicanos deben luchar contra de la violencia intrafamiliar, el narcotráfico, la inseguridad ciudadana y la corrupción. Previo a la eucaristía se celebró el cenáculo de la consagración de la nación dominicana al Inmaculado Corazón de María.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona