Palabras del Cardenal Bernard Francis Law y de Mons. Paccanelli con motivo de la nominación de Monseñor João Scognamiglio Clá


Cardenal Bernard Francis Law arcipreste de la Basílica Papal Santa María la Mayor.

"El día de hoy es muy importante para nosotros, por la nominación del Padre João como canónigo honorario. Es un modo muy bello de expresar el vínculo entre los Heraldos y esta Basílica. Porque, como todos saben, los Heraldos tienen un gran amor por la Inmaculada. Por esta razón, es que este vínculo oficial, papal con esta Basílica, sea una gran riqueza para los Heraldos y para esta Basílica".

Monseñor Adriano Paccanelli maestro de ceremonias de la Basílica Papal Santa María la Mayor

"Veo en esta benevolencia demostrada por el Santo Padre Benedicto XVI para con vuestro fundador, ante todo una confirmación de una relación que había nacido al inicio, cuando la Asociación Heraldos del Evangelio ha recibido la aprobación pontificia: en una bella celebración que se llevó a cabo en Santa María la Mayor.

Ahí ya estaba en gérmen una relación que desde el 2001se mantiene hasta hoy. Ha sido una confirmación que el Santo Padre ha dado de esta ligación, que del incio los Heraldos han querido tener con la Inmaculada, con la Basílica mariana más importante de toda la Iglesia latina. Vemos al mismo tiempo que es un estímulo, de esta profundización, de esta ligación con el Papa, con la Iglesia universal, con la Iglesia de Roma, con esa Basílica en particular. Mas también todo lo que es la espiritualidad de los Heraldos del Evangelio, deja transparecer esa especial relación con el Santo Padre que pasa a través de esta Basílica, y de la cual el padre fundador ha sido nombrado canónigo honorario. Espero que, además de ser una confirmación, sea un gran estímulo, para de ahora en adelante, sentirse hijos de la Iglesia, Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana. Porque la sede propia del Sumo Pontífice está en Roma. Y esta basílica está en el corazón de la Iglesia y en el corazón del Papa".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA