Comentario del Evangelio del 28 de septiembre 2008


Mt 21, 28-32
En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: -«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña." Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor." Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?» Contestaron: -«El primero.» Jesús les dijo: -«Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.

"Los dos hijos de la parábola"

Escribe: Monseñor João Scognamiglio Clá Dias, EP

Cuál de los dos hijos actuó correctamente? El primero o el segundo?

Los comentaristas antiguos son unánimes en conceder el primer lugar al hijo que va a trabajar a la viña , a pesar de haberse negado al principio. Están también de acuerdo en interpretar que el hijo desobediente, o sea, aquel que no cumplió con su palabra, representa a los judíos, más específicamente los fariseos, los príncipes de los sacerdotes, etc., mientras que el hijo que después de haberse arrepentido, obedece al padre, representa los gentiles, publicanos y pecadores.

Otra apreciación muy interesante es la del Padre Juan de Maldonado SJ. Según él, pensaban los escritores antiguos (tales como Orígenes, Atanasio, Crisóstomo, Jerónimo, Beda, y Eutímio) que uno de los hijos representaba los gentiles, a los cuales Dios mandó trabajar en su viña, infundiéndoles la ley natural, se arrepintieron y la obedecieron, aceptando también los preceptos del Evangelio. Contrariamente, el pueblo judío respondió que iba a trabajar en la viña, por los preceptos de Moisés -"Haremos todo lo que el Señor nos mandó" (Ex 19, 8)- pero después no fue.

Mas -agrega el Padre Maldonado- es probable que esos dos hijos representasen dos tipos de judíos. Uno, el de la plebe, con sus publicanos, meretrices y pecadores. Al inicio habían dicho "no" a Dios, por lo menos con las obras, no observando la Ley divina. Pero después, gracias a la predicación de Juan Bautista, se arrepintieron y aceptaron el Evangelio. El segundo tipo incluye los sacerdotes, los escribas y los fariseos, que habían respondido afirmativamente a Dios, pero ni obedecieron la Ley ni creyeron en Juan, de quien los profetas habían hablado (Comentarios a los cuatro Evangelios, vol. I, BAC, Madrid, 1950, págs. 750-751).

Publicado en el Boletín "María Reina de los Corazones", No. 35, Septiembre 2008


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

NOS VISITAN LAS RELIQUIAS DE SAN ANTONIO DE PADUA