Benedicto XVI encabezó procesión Eucarística


En un gran templete el Papa se arrodillò por varios minutos frente a una enorme custodia que contenìa en su interior una hostia consagrada.
Benedicto XVI concluyó este domingo una multitudinaria procesión eucarística en la cual participaron varias decenas de miles de peregrinos en la pradera del santuario de Lourdes.

Sobre un gran templete el Papa se arrodilló por varios minutos frente a una enorme custodia que contenía en su interior una hostia consagrada, ante ella rezó junto a los fieles y después se entonaron cánticos.

También pronunció una oración en francés: 'Amamos y buscamos amar todavía más a quien está aquí, ante nosotros, abierto a nuestras miradas, tal vez a nuestras preguntas, a nuestro amor', dijo.

'Cuando contemplamos la hostia santa, su cuerpo (de Jesús) glorioso transfigurado y resucitado, contemplamos lo que contemplaremos en la eternidad, descubriendo el mundo entero llevado por su creador cada segundo de su historia', agregó.
Tras la ceremonia, el pontífice se trasladó a bordo del 'papamóvil' a la Ermita de San José, en la parte más alta del santuario donde cenará en privado y pernoctará la noche de este domingo.

Sus actividades para el día lunes consideran una visita al hospicio, el lugar donde la vidente de Lourdes, santa Bernardette, recibió la comunión, donde presidirá una misa con enfermos antes de viajar con destino a Roma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona